jueves, 20 de diciembre de 2007

Para Mercedes, Aiats y Marta

Mercedes, Aiats y Marta esto no podría ir más directo a vosotros.
Ya sabéis, me voy a casa por Navidad. Tengo ganas de familia y de los amigos de siempre pero pesa tela no veros cada día y lo sabéis. Quiero daros a cada uno, individualmente, un beso con todo mi cariño de muchas gracias por hablar y saber escuchar y un abrazo con todas mis fuerzas por dejaros querer y quererme. Hemos estado todos al pie del cañón para quien lo necesitase y esto se aprecia de todo corazón. Somos todos muy distintos pero tenemos algo en común: no somos nada fáciles. Somos complejos, infinitos y rebuscados. Lo bueno es que con paciencia nos hemos descubierto uno a uno y cuando hemos encontrado cada una de nuestras esencias nos hemos sorprendido. Yo diría que somos peculiares, no sé si es bueno o si es malo, lo que si se es que guardamos mucho dentro de nosotros y nos hemos atrevido a encontrarlo. Esto ha creado la amistad que tenemos ahora. La considero una amistad fuerte, verdadera y sobretodo, muy leal. Todos sabemos que esto no es algo fácil de encontrar, por este motivo y en este caso, somos afortunados.
Hemos crecido mucho desde que nos conocimos, yo diría que de una forma desorbitada. En parte, creo que nos hemos ayudado a crecer unos a otros y hemos visto como la vida de cada uno ha ido evolucionando. Por mi parte y matizando, os hago una reverencia por saber encajar mi sentido del humor, mi chulería y mi curiosa forma de ser. Os doy las gracias por todas las veces que habéis sido unos grandes compañeros de trabajo y, por ser tan trabajadores. Admiro que todos tengamos estas ganas de vivir, esta necesidad de llegar a ser lo que queramos y la facilidad que tenemos para ser gente soñadora. Me gusta haber encontrado a personas que, a pesar de ser desiguales a mi, nos podemos llegar a sentir tan cerca.
Deseo volveros a ver a la vuelta de la esquina. Tengo ganas de ver qué es de nuestras vidas. Quiero seguir sumando, al lado de un café, nuevas conversaciones sobre nuestro futuro. El tema estrella volverá a ser el amor, ya lo sé. Por este motivo, mis deseos para vosotros, este nuevo año, van a hablar de amor. Cuando suenen las doce el ultimo día del año acordaros un segundo de mi. Yo estaré pensando en vosotros y deseándoos que suméis (Mercedes), encontréis (Aiats) y disfrutéis (Marta) (del) amor. Es uno de los motores de esta vida y, de una forma o de otra, para mi, vosotros sois amor.

PD: Los Reyes Magos me han dicho que tienen cuatro billetes destino Berlín, já!

1 comentario:

M dijo...

feia molt que no plorava d'emoció i tu ho has aconseguit.. t'estimo