domingo, 30 de diciembre de 2007

Balance 2007

Antes de empezar a escribir estas palabras he pensado cual sería la imagen del año 2007. Por supuesto han aparecido mil recuerdos borrosos pero otros han sido grandes protagonistas.
En primerísimo lugar, un amor sorprendente mezclado entre sábanas blancas y desayuno en la cama. Delante, un ventanal frente al mar de todos mis veranos que se empezaba a despertar y a mi lado, una compañía que voló lejos pero dejó una combustión sentimental imposible de ordenar.
En segundo lugar, la primera barbacoa en Taiwán. Nosotras íbamos con una diadema de flores que nos rodeaba la cabeza. Ellos se encargaron de que la noche llegase a su punto ideal. Bailamos todos, unos con otros hasta, literalmente, no poder más. Prometimos visitas que se cumplen dentro de una semana y empezamos esa experiencia que hubiésemos deseado no acabar.
En tercer lugar, una sesión de fotos con cuatro protagonistas y bajo luz azul. Hemos conseguido tantísimo este año que en ese momento, no faltaba ni sobraba nadie. Éramos los que queríamos ser, por fuera y por dentro. Uno a uno y todos a la vez. Sonriendo o de cara la pared. Pero locos, y juntos.
En cuarto lugar me han aparecido nombres de gente que ha colaborado, mucho o poco, en mi 2007Feliz. (Obvio a mi familia ya que ellos son los más protagonistas desde que nací).
Y por supuesto, el nacimiento de este blog, que me da un punto muy necesario de libre identidad.

Deseo un GENIAL año nuevo a quien lea esta frase. Ahora ya todos me podeis comentar.

lunes, 24 de diciembre de 2007

El Nadal...a casa.

“És Nadal al meu cor quan somrius content de veure'm, quan la nit es fa més freda, quan t’abraces al meu cos…i les llums de colors m’il•luminen nit i dia, les encens amb el somriure quan em parles amb el cor”.
És el que diu la cançó que sona pels carrers d’Igualada quan passeges per la Rambla i pel Carrer de l’Argent, quan acabes de fer un cafè a mitja tarda amb un amic de tota la vida i tens ganes d’Igualada. De retrobar-te amb aquell sentiment de cada any que coneixem els d’aquí i que només arriba amb la màgia del Nadal. És el moment de tornar a veure al Patge Faruk i els seus criats, veure com els més petits van a donar-li la benvinguda i a desitjar estar al llibre blanc i no al negre. És llavors quan recordes tots els teus Nadals a Igualada i la felicitat que han portat. Aquella imatge el dia cinc, quan totes les precioses carrosses fan la desfilada. Quan sents que truquen al timbre i són els reis d’orient els que entren a casa teva, et donen tots aquells regals que anhelaves i brinden amb els teus pares amb un somriure de felicitat. És una vegada més l’emoció de la cançó dels “nens i nenes d’Igualada” que arriba tan dins.
Aquests dies també comporten una genial sensació d’estar a casa. De saber que t’aixeques cada matí tenint a tots els teus allà mateix, són les altes dosis de família i d’ amics de tota la vida que ens brinden aquestes festes.
Tots aquests amics que trobes a faltar a mesura que ens fem més grans i que l’economia del temps no ens ajuda. Ara ens tornem a trobar cada tarda, cada nit, en cada llarga festa ja que per Nadal les nits són més llargues i, a vegades, porten, fins i tot, grates sorpreses. Porten balls de dos, camuflats en els passadissos d’un teatre, porten peus descalços perquè s’ha donat tot, porten el record d’amors que van i venen, porten abraçades de complicitat, petons vells i petons nous, historietes d’anys enrere, retrobaments inesperats, discoteques plenes de cares conegudes, porten brindis d’alegria i sempre, necessitat de demà tornar-ho a començar tot un altre cop.
Aquí és casa meva, casa nostra, i no estar-hi mai fa trobar-ho a faltar. Ara que hi som tots, es nota que, per aquestes festes, brillarà de tot cor la nostra felicitat.

Bon Nadal a tothom!

jueves, 20 de diciembre de 2007

Para Mercedes, Aiats y Marta

Mercedes, Aiats y Marta esto no podría ir más directo a vosotros.
Ya sabéis, me voy a casa por Navidad. Tengo ganas de familia y de los amigos de siempre pero pesa tela no veros cada día y lo sabéis. Quiero daros a cada uno, individualmente, un beso con todo mi cariño de muchas gracias por hablar y saber escuchar y un abrazo con todas mis fuerzas por dejaros querer y quererme. Hemos estado todos al pie del cañón para quien lo necesitase y esto se aprecia de todo corazón. Somos todos muy distintos pero tenemos algo en común: no somos nada fáciles. Somos complejos, infinitos y rebuscados. Lo bueno es que con paciencia nos hemos descubierto uno a uno y cuando hemos encontrado cada una de nuestras esencias nos hemos sorprendido. Yo diría que somos peculiares, no sé si es bueno o si es malo, lo que si se es que guardamos mucho dentro de nosotros y nos hemos atrevido a encontrarlo. Esto ha creado la amistad que tenemos ahora. La considero una amistad fuerte, verdadera y sobretodo, muy leal. Todos sabemos que esto no es algo fácil de encontrar, por este motivo y en este caso, somos afortunados.
Hemos crecido mucho desde que nos conocimos, yo diría que de una forma desorbitada. En parte, creo que nos hemos ayudado a crecer unos a otros y hemos visto como la vida de cada uno ha ido evolucionando. Por mi parte y matizando, os hago una reverencia por saber encajar mi sentido del humor, mi chulería y mi curiosa forma de ser. Os doy las gracias por todas las veces que habéis sido unos grandes compañeros de trabajo y, por ser tan trabajadores. Admiro que todos tengamos estas ganas de vivir, esta necesidad de llegar a ser lo que queramos y la facilidad que tenemos para ser gente soñadora. Me gusta haber encontrado a personas que, a pesar de ser desiguales a mi, nos podemos llegar a sentir tan cerca.
Deseo volveros a ver a la vuelta de la esquina. Tengo ganas de ver qué es de nuestras vidas. Quiero seguir sumando, al lado de un café, nuevas conversaciones sobre nuestro futuro. El tema estrella volverá a ser el amor, ya lo sé. Por este motivo, mis deseos para vosotros, este nuevo año, van a hablar de amor. Cuando suenen las doce el ultimo día del año acordaros un segundo de mi. Yo estaré pensando en vosotros y deseándoos que suméis (Mercedes), encontréis (Aiats) y disfrutéis (Marta) (del) amor. Es uno de los motores de esta vida y, de una forma o de otra, para mi, vosotros sois amor.

PD: Los Reyes Magos me han dicho que tienen cuatro billetes destino Berlín, já!

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Tocapelotas,profesorado,hombres,trabajos: que paliza !

Nos hemos sentado en la mesa al lado del ventanal y hemos descrito cambios. No cambios en general sino las volteretas que se han pegado nuestras vidas últimamente. A mi me ha salido un “después de la tormenta siempre llega la calma” y ella me ha dicho: pero si no llueve encima de ti. Encima quizás no pero no veas la de lluvias que guardo aquí dentro, le he dicho. Ella siempre me dice que tengo las metáforas muy de por mano y que me salgo de cualquier fregado con ellas. Pues sí, que quieres que te diga, quien domina el lenguaje, domina el mundo. Yo le había dicho lo de las lluvias archivadas no porque esté atormentada por x, sino porque estoy bailando a dos aguas por razón y. La gracia sería desvelar tales incógnitas y así aligerar mi paso pero las mates y yo somos hasta enemigas así que me quedo con la duda debajo del brazo. Y este es mi principal cambio, que últimamente no descoso mis pensamientos, los dejo ahí horneándose y claro, como no los vigilo, algunos se queman. Y sabes qué, que me da igual. Que mira tú, ellos también podrían haber avisado que olía a quemado. Que una ya está harta de jugar en equipo y que parezca un solitario. Que si se trata de un pasatiempo yo prefiero el shopping, si se trata de una coña prefiero las de mi padre, si es un cuento chino necesito traducción y que si va en serio, parece broma.

lunes, 17 de diciembre de 2007

Que tengais un dia Amelie

Aprovecho los lunes en casa para madrugón así mi padre me tiene firme a la primera y no se me pegan las sábanas. Estoy de un despejado que ya era hora porque he pasado un finde que me faltaba sangre en las venas y esto me da agobio porque significa que estoy baja de defensas y a mi lo de encontrarme mal me trae (dolor) de cabeza.
Estrenamos lunes y semana apete porque se avecinan vacaciones y yo estoy que no me lo creo, que vuelve a ser navidad y que a mi estas fiestas me tienen enamorada. Este año hay visitas desde Paris, Ámsterdam y Venecia que ya me tienen a mi con los brazos abiertos porque son gente ilusión. Ya sabes, que da subi que se te metan en casa. Además, me ha llamado ahora mi padre y me ha dicho que la nieve está al caer pero que aún se está preparando. Vigila que este año Igualada se nos viste de blanco y entonces ya te digo yo que el día de reyes sería de postal.
Bueno, que todo lo de arriba venía porque esta mañana cuando me he sentado en el autobús y estaba en proceso de dormirme he oido una bonita conversación. No es que sea cotilla, es que soy curiosa, já! Eran dos chicas de mi edad que las tengo caladas de vista y de que somos cuatro al fin y al cabo. Una le decía a la otra que ayer vio Amélie por la tele y que vaya peli más buena. La otra le decía que pues sí y que “en la Vanguardia decía que va sobre una chica que reparte felicidad por la vida”. Además, es la típica peli que ayuda a apreciar los detalles de esta vida y que los sentidos a veces los tenemos muy descuidados. “Yo creo que ojala fuésemos todos Amélie porque las escenas de nuestros días serían todas de aplauso”. Entonces yo estaba para meterme en el cotarro y decirles que vaya razón que tienen pero he hecho un esfuerzo y he hecho mutis a la gàbia.
Yo también ví la peli por cuarta o quinta vez y es que me chifla el personaje y el tinglado que ella sola se monta ahora sí, ahora también. La tia indaga en todo y ata cabos que da gusto. No me extraña que sea feliz, exprime la vida con unas ganas de disfrutarlo todo que da envidia de la sana a montones.
Después de estas reflexiones he desconectado por completo y me he despertado una vez en Barcelona. He visto que las dos chicas aún estaban allí y seguían dándolo todo hablando de la peli. Entonces ya no he aguantado más y me he despedido de ellas con un “que tengáis un día muy Amélie”. Se han quedado de un flipado que no te lo crees pero vaya sonrisón se les ha dibujado, se han reído y que bien que me han deseado lo mismo para mi.

sábado, 15 de diciembre de 2007

Anna, 20 (!)

Hoy es tu cumple y me da rabia que estés perdida por las nieves porque quería darte achuchón de happy birthday, love. Además, ahora es cuando nos llamaríamos para planes de sábado noche y seguramente quedar ya porque quería darte un ramo de flores grande que ni te lo crees. En cambio, hoy resulta que me toca echarte de menos y pensar que te tenía aquí y liábamos la gorda.
Que rápido me ha pasado tu vida, Anna, hoy estrenas veinte y estoy que no me lo creo porque desde que nacimos que nos hemos visto crecer. Lo que me alegra es que aún nos queda mucho futuro para comer y sólo estamos en el aperitivo. Lo que no me gusta es que dentro de dos días voy a ser la única teenager de todas y vuelvo a ser la más mini, para variar.
Ahora es cuando podría empezar un escrito pastelón pero al final vas a tener una colección demasiado extensa. Sólo te recordaré que te quiero a lo loco porque eres preciosidad por dentro y por fuera y porque ya hace años que compartimos corazón y te tengo como joya.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

De fondo, la vie en rose

Para variar hemos hecho bar y palique que tela. Últimamente estamos que nos pisamos los talones y esto hace sonreír que hasta duele. Tu me dices que ojala lo mío y yo que ojala lo tuyo aunque ambas sabemos que es un quejarse que ni viene a cuento. Pero para cuentos los que creamos nosotras que somos artistas de lo efímero, de palabras que van y que vienen y que llenan de artisteo nuestra vida. Y así es como nosotras somos felices, muy simple (y complicado a la vez). Montamos historias mentales que hacen preciosa esta vida. Son movidas que las intercambiamos en forma de sueño y de ojala fuese así pero que se podrían aplicar a la realidad. El problema es que no todo el mundo es como nosotras y cuesta encontrar a alguien para compartir este sentimiento. La verdad es que llega un momento que da igual, que cada uno es como es y que genial que sea así, sino el mundo sería mediocre y entonces el mayor de los fracasos. Nosotras seguiremos bailando y cantando La vie en rose por las calles de Barcelona, seguiremos siendo imán de detalles, seguiremos dando palabras a nuestros sueños, seguiremos comprando flores, seguiremos amando las pelis de amor y sobretodo, continuaremos con nuestro apego por seguir siendo así. Supongo que tenemos un lado un poco bohemio que nos aparta a veces de lo terrenal y la realidad nos resulta relativa. Llámanos raras, si esto es ser raro, pido que para siempre sea así. Ya hay bastante festival mundano en nuestras vidas como para tener que cargarlo absolutamente en cada momento. Y hoy la cosa ha ido así, porque últimamente yo soy tú y tú eres yo y así, vistas desde fuera nos vamos conociendo aún mejor a nosotras mismas.
Con todo esto, que bonito día el de hoy que hemos hecho planes de felicidad y supongo que por nuestra cara de ilusión hasta nos han invitado al teatro a las dos.

martes, 11 de diciembre de 2007

Singing in your car

Hemos desgarrado voz pero cabeza bien alta porque lo hemos dado todo. Tu coche es parte de tu vida y por regla de tres, de la mía, que quieres que te diga damisela al volante. Si tu me das las canciones yo te monto un panorama musical que nos va como anillo al dedo y la autopista es lo que tiene, tanto trayecto provoca descontrol. Hemos entonado a corazón abierto el Build me up buttercup que nos da tanto subi y los dos tíos del coche de al lado han visto espectáculo de gratis y nunca mejor dicho porque lo que han presenciado no tiene precio. Luego hemos tirado del archivo en español y me has soltado que “Canciones” es como mi blog, ya te he dicho que has tocado fibra y que bonito que sea así, eres un sol. Lo del micro y la guitarra invisible ya son básicos que dominamos a la perfección y solo ha faltado que tuvieses un descapo para melenas al viento y entonces vaya peliculón. El hit indudable y felizmente repe ha sido uno que cuenta how to save a life y nos tiene enamoradas desde que nació. Y es que esto pasa, que te pasarías la vida escuchando y cantando una canción pero hay un par que ya no tienen ni voz y cierran el chiringuito por hoy.

domingo, 9 de diciembre de 2007

Moda, Navidad.

La moda debería basarse en el autocontrol. La clave del éxito es mantener la cabeza fría ante el continuo bombardeo de oferta. Aunque el leopardo, por ejemplo, aún sea una tendencia fetiche de esta temporada (y no esté en peligro de extinción) hay que saber sopesar el look y no salir a la calle llena de estas manchas porque entonces habrás caído en el peligroso “total look”.
El historiador Thomas Heine explica en una de sus bíblias (o libros) que “hay personas a las que la acción de comprar les produce más satisfacción que el objeto adquirido y tienen como pasatiempo coleccionar etiquetas”. Este fenómeno es algo muy típico en España ya que hay quienes creen ser vogue creando un amplio abanico de marcas. Estas firmas son las que se conocen por su extensa cantidad de logotipos en una misma pieza y por mi parte, cada día soy más reacia a este efecto, que le vamos a hacer.
Desde mi nada humilde punto de vista (y quien quiera que le saque punta a esta afirmación), apuesto por la calidad ya sea anónima o firmada. Considero que la ostentación no debe ser mostrada a base de marcas visibles en todas las prendas sino que a base de estilo, elegancia e incluso un punto de novedad y rebeldía. Mirad a Chloë Sevign, a Kate Moss o a la mismísima Audrey, ellas sí son musas de la MODA. Una moda en mayúsculas y con aplausos de fondo porque se aferran al amadísimo lema: menos es más.
En esta bonita época donde las luces hacen vibrar las calles, los villancicos son la sintonia por excelencia y los regalos son un menú exquisito, la moda también hace de las suyas. Por una parte, hay quienes no saben llevarlo y te aparecen a lo árbol de navidad (eso sí, muy moderno). Por otra parte, existe ese admirable y adorable séquito de fashionistas que aprovechan las fiestas para hacerse con accesorios dignos de orgasmo instántaneo y de atuendos acertadísimos imán de todas las miradas.
No lo neguemos, la Navidad es adorable de una forma sin igual. Esa sensación de bienestar, ese ambiente de constante celebración, ese espíritu de hermandad y por supuesto lo que enfunda la palabra NAVIDAD: NA(vegando) en la VI(sa) de DAD(papá).

martes, 4 de diciembre de 2007

Y entonces, volveriamos a hablar del amor

Hemos perdido un trocito del sentido de tirarnos a la piscina, ahora hay enfoques a cámara lenta y la directa se la regalamos a los demás, nosotras hemos dado un paso aunque nadie nos quita lo bailado. ¿Qué nos habrá pasado que ahora hasta pensamos antes de que nuestras emociones lleguen al río? Supongo que vamos relativizando las sensaciones y las emociones fuertes las guardamos para quien de verdad se lo merezca. Antes nos pasábamos el día jugando con nuestros sentimientos y nos arriesgábamos a ganar o a perder y sonreíamos por ello aunque fuésemos de un feliz que va y que viene. Ahora somos de felicidad constante y por esto existe un poco de miedo a empezar a jugar y a equivocarnos de diana si es que queremos que exista una. Antes tarareaba lo que decía “an open hand and a mind to lend, there’s nothing more romantic” y ahora qué quieres que te diga, ya no me sale. Y no me sale porque vemos más humo que cosa clara y porque hay tanto interrogante suelto que no sabemos por donde empezar. Y ya nadie pregunta por corazones que van de dos en dos, porque todos van separados y es difícil descifrar si hay sitio para dos. Hay quien dice que ha empezado la casa por el tejado y hay quien dice que cree vivir un sin sentido casi siempre. Será porque el ahora se nos hace raro y porque faltan chispas para que se abra la emoción. Con lo bonito que era estar enamorado, niña, cuando te soltaba historias de veladas peliculeras semana sí, semana también y tú me contabas historias de dos que se besaban por emociones guardadas dentro. Quién sabe, quizás todo esto es un punto de inflexión y no debemos dejar de sonreír en ningún momento porque como alguien dijo una vez, en cualquier instante alguien puede enamorarse de tu sonrisa. Y entonces, volveríamos a hablar del amor.

viernes, 30 de noviembre de 2007

En el banco del ayer

Se sentaron los dos en el banco del ayer y vieron como el otoño descuelga todas las hojas de los árboles. Se contaron que ya no deshojan margaritas porque les da igual lo que venga y que ya no pasean en silencio porque el ruido les hace compañía. Ellos ahora son amistades peligrosas porque solo hablan de secretos guardados bajo llave y se cuentan historias de antes, de cuando aún creían en lo que dicta el corazón.
Se volvieron a encontrar ayer porque él estuvo lejos mucho tiempo, lo justo para perderse media vida de ella que hasta movió su rutina a Barcelona. Él le dijo que estaba guapa y que su mirada oscura y clara aún le daba ganas de firmar contratos de eterna amistad. Ella le dijo que le echó de menos cada día cinco minutos, justo antes de cada atardecer y que las amistades eternas no se firman sino que se viven.
Hace unos dos años se sentaron en el banco del presente, delante de esa playa desierta antes del atardecer. Se juraron amor eterno en un brindis de vino negro y él le regaló una rosa que ella aún guarda en el baúl de las memorias felices. Bailaron a la luz de la luna con la orilla a su merced y se abrazaron por todo lo que vivieron y por todo lo que hubiesen podido vivir si esa noche nunca se hubiese despertado.

sábado, 24 de noviembre de 2007

Vianney


Méjico tiene suerte de tener una representante así porque es una chica de aplauso y hasta de reverencia. Es de las pocas personas que conozco que son capaces de demostrar las ganas que tienen de que tú seas feliz. Es una piedra preciosa que está a mi alcance cada día vía mensajes update. Yo soy feliz porque aún me sé su vida de la cabeza hasta los pies pero mucho más me alegra que ya tenga fecha para volverme a ver.
Tú me has dicho que estás buscando una escalera para llegar a lo más alto. Yo te aplaudo por ello porque en la cima sé que nos vamos a volver a ver. Este era un brindis por nosotras porque tenemos una esencia que es la misma y por eso conectamos tan bien.
Yo te pongo esta foto en honor a las palabras que me escribiste ayer. Que me hincharon de ilusión de una forma insospechada y me las guardo porque son como tinta de oro encima de un papel.

martes, 20 de noviembre de 2007

Marta E.

Yo soy de las típicas que cuando hay viaje con amigas se queda hasta las tantas dándole a la palabra porque tengo comprobado que ahí siempre crece la emoción. Resulta que si tiras el calendario hacia atrás y te paras en Praga nos vas a encontrar a las dos ahí abriendo el corazón. Dijiste palabras semejantes a si tú te tiras yo me tiro y resulta que desde entonces formamos parte de una misma poesía. Una poesía que mejoramos cada día y peca de demasiada emoción. Somos versos imperfectos que alumbran sensación. Te cuento, si tu me cuentas felicidad yo hasta te chillo de alegría, que si me cuentas pena yo te lloro porque pesa y porque somos medio actrices y nos mola hacer el papelón. A mi me enganchan los cafés de cuatro sorbos y eternas palabras que no saben de razón. Cuando hablamos y escuchamos y sabemos que no existe guión. Porque tu solo te quedas con lo verdadero y yo con lo original, que nos vengan con chorradas que ni vamos a escuchar.
Hace unos días estuve mirando fotos de archivo y ni nos reconocí. No porque hayamos cambiado exteriormente sino porque hemos dado saltos insospechados que no imaginé. Tu siempre contabas que los amores se queden dormidos porque a veces duelen y yo te decía: a veces no. Ahora yo me callo porque he perdido un trozo de esa guapura de sensación y porque tu te has pasado a un preamor bonito y veo a venir que vas a vender tu corazón, si lo haces da solo un trocito porque tienes mogollón.

lunes, 19 de noviembre de 2007

Genialidad y Locura by & ABOUT Marta Vives

Ayer me propusieron hablar de actualidad en mi blog para ganar adeptos y esas cosas que hace la gente. No me parece mala idea aunque no lo voy a hacer por dos razones. En primer lugar porque ya hay mucho commenting de lo que pasa en el mundo hecho por autores mucho más válidos que yo. Nos han enseñado que los periodistas somos todos una panda de hijos de yasabes y de cabrones que manipulamos a fondo la información y es más, nos enseñan a hacer esto, al fin y al cabo somos ante todo sujetos y esto implica, subjetividad. Ya que yo aún no lo he aprendido a la perfección no puedo darme el gustazo de hablar sobre lo que se cuece en el mundo porque aún se verían de lejos mis intenciones. Por esto, me reservo hablar de la actualidad cuando sea una periodista como dios manda y os cuente historias de duro que os las traguéis todos.
En segundo lugar, porque como habéis visto me mola hablar de mis cosas. Considero que cada persona es un mundo riquísimo que da para mucho palique (y si creéis que no es así ya me contareis porque todos hablamos de los demás). Imagínate que cada día los diarios hablasen de la vida de personas desconocidas. Sabríamos como salir de problemas personales que la economía no nos enseña, aprenderíamos mil culturas distintas que la política no nos cuenta y a veces el bolsillo no da para descubrirlas.
Imagínate que las revistas del corazón fuesen directas desde el corazón y no desde la tontería. Que los protagonistas fuesen gente llena de vida interior, con ganas de contar, de compartir vivencias, aficiones, inquietudes y pensamientos. Sería súper interesante y enriquecedor para todos. Podríamos ganar sabiduría aprendiendo de los demás y ellos de nosotros. Así pues, con todo esto, yo hablo de mi y de lo que se cuece en mi persona porque ojala todo el mundo exprimiese su interior y se conociera más y hasta se atreviera a compartirlo.
La actualidad “worldwide” empieza por nuestra realidad, la de cada uno. Creo que si no llegamos a entendernos ni a nosotros mismos no somos nadie para siempre juzgar y hablar sobre lo que sucede a escala mundial. Así que yo decidí hablar y hurgar sobre mi misma porque, en el fondo, es el único verdadero derecho que tengo.

viernes, 16 de noviembre de 2007

Flores,cena&co.

A mi me encantan las flores. Son la decoración más natural, el regalo más significativo y el detalle más perfecto que existe en el mundo. En mi casa cada semana las renuevo, será porque mi madre lo hace desde siempre y me lo ha pegado a mi. Me acuerdo de cuando paseaba sola por jardines secretos que una vez encontré. Ahora ya casi no lo hago porque se me ha gastado el tiempo y porque las fortunas no se pueden mirar cada día que sino pierden valor. Lo que si rememoro a menudo es aquella mezcla de olores que parecían sabores fundidos para respirar. Siempre me pasa, asocio momentos de mi vida con olores o perfumes y entonces me lío. Esto me pasa por memorizar tantas cosas asociadas a tantas otras.
Ayer volvimos a hacer cena en mi casa y flores rosas y blancas presidían la mesa aunque nosotras seis la protagonizamos. Hemos hecho tres nuevos fichajes que son piezas que nos van como anillo al dedo y nos regalan ataques de emoción. Como dice Mercedes, hacemos noches de bohemia y de ilusión (y no por la canción). Siempre acabamos bailando músicas que hasta hacen que se abra mi paraguas y sobre esto ya no cuento más porque ya estamos suficientemente colgadas como para ir contándoselo a todo el mundo.
Estas niñas hace un tiempo me regalaron un libro que hace abrir el corazón. Es un libro de visitas que a más cenas más palabras. Sus páginas están llenas de frases ordenadas y desordenadas que si las ojeas tienes sonrisa asegurada. Es lo que me pasa siempre, a mi los detalles me roban el corazón.

lunes, 12 de noviembre de 2007

"Ravaleando"

Hoy nos ha acogido el Raval y hemos “ravaleado” como bien cuentan los verbos de la pared al lado del MACBA, quien pasea ya me entiende. Hemos buscado un bar con sofás de calle que a dos de nosotras nos pareció muy molón una vez que nos dejamos caer por allí. También nos han dado bastante subidón dos guiris que transportaban una bañera y han acabado con un hombre dentro cantándoles por el alcohol. Hemos chapurreado muchos puntos de vista coincidentes sobre la religión y hemos liado la gorda con acertijos de lógica que hasta hemos resuelto. Éramos dos actrices para un corto que nos piden y habla de vidas paralelas. Paralelas también las fotos de la nueva cámara que se corta en cuatro y te deja flipado con los cuatro puntos de vista que se pueden descubrir en un solo flash. Nos ha parecido que sumergirse en el Raval es algo precioso porque nada es igual y todo se distingue. Si cierras los ojos cuando caminas por esas callejuelas seguro que te pierdes algo digno de comentar y por esto hemos repetido escenas, para sacarle chicha a todo. Además, hemos hablado de nosotros como futuros periodistas y alguien ha dicho, vigila, porque vaya tú donde nos hemos metido. Así que hemos decidido seguir currándonos lo que somos y lo que queremos pero también hay que buscar los golpes de suerte. Eso que dice: estar en el lugar oportuno, en el momento adecuado.

domingo, 11 de noviembre de 2007

L.

Ella parecía la princesa, de la frialdad y la fortaleza, era una dama de metal. Era un corazón de acero, una flor en pleno enero, una trampa de verdad. Ella era la primera, la segunda y la tercera en su colección de amor. Era nieve en sol de agosto, era gota en mar inmenso, era un dilema sin solución. No tenía la certeza de lograr cruzar la meta y encontrar su propio don. Era un trago de aguardiente, era llantos de impotencia, era un triste colocón. Era sobredosis de impaciencia, de soledad y de inexistencia porque el mundo ni la vio. Era un mundo sin razones, un diminuto peldaño en la larga escalera de la vida y la emoción. Era un trasto olvidado que ella misma olvidó. Era una imperfección de la naturaleza ya que nunca sonrió. Era un pozo de adicción, de ansiedad y sumisión. No logró ganar el pulso y en sus rejas se murió.
Fue la musa de la droga que para siempre la vistió.

Paris









Color otoño.

sábado, 10 de noviembre de 2007

Instante fotografico condensado

Dos amigas se contaron la vida hasta menos de la mitad porque lo otro aún no había nacido. Hicieron nudos con lazos de amor y amistad que se cruzaron en sus vidas. Se tomaron vino negro a la salud de su salud y cantaron poesía hasta después del atardecer. Deshojaron margaritas cuando se asomaba la luna y le pidieron al cielo nubes con formas a inventar.
Eran dos pájaros libres que nunca tuvieron libertad, eran dos almas complicadas que ya no querían vivir de la complicidad de los demás. Eran dos amigas de cuento que les brillaban los ojos cual precioso reflejo solar. Eran la fotografía de una tarde mundana llena de deseos a completar.

martes, 30 de octubre de 2007

Duele

Los sentimientos escondidos duelen más que los que dejas salir a la luz. Son los que te comen por dentro, los que cada día te golpean el interior, los que se quedan ahí, quizás siempre.
Lo evitaba pero hoy he vuelto a caminar por el centro y los lugares de antes me han tocado el corazón. Hay demasiados rincones e instantes que, una vez, pinté de oro por lo brillantes que me parecieron. Hoy se han revelado todos.
Los recuerdos de algo que quisiste sin freno tiñen de melancolía. Son los pedacitos de una vida que era tuya y ahora ya no lo es porque la dejaste escapar, porque ya no eres el mismo, porque quien te daba la mano ha desaparecido y sobretodo, porque nunca nos quedamos donde estamos en este preciso instante. A veces, duele avanzar.
Como dice esa canción, estoy con los ojitos empapados en ayer. Llenos de fotografías hermosas que no puedo pasar al archivo porque las adoro. Son retales de mucho sentimiento. Cuestan de superar. Ellos te superan a ti.

miércoles, 17 de octubre de 2007

El rebelde, la dama y yo

Cat Power canta la de Wonderwall a su bola y me chifla porque el desgarro de su voz es de pura cepa. También me mola el triangulo vicioso-amistoso que hacemos el rebelde emergente, la dama perfecta y yo que me voy descubriendo. La dama solo ver al rebelde le pregunta si ha hecho rock’n’roll esta mañana por el flequillo loco. Nadie nos entiende y es que somos unos incomprensibles adrede. Si yo le suelto al rebelde que sepa escuchar y responda con silencios decorados, él me sonríe y ya nos hemos captado. Somos complicidades amistosas que no se agotan.
Me gusta tener a este par a mi disposición y aún me gusta más que cuenten conmigo para festivalear un ratín juntos. La dama y yo ya nos enamoramos por amistad hace rato y parece que vivamos pisándonos los tacones todo el día. El rebelde es más relaciones públicas y habla con quien se le cruce. Que está en una disco y cree parecerle que el tío ese le suena, le planta cuatro palabras y ya los tienes amiguísimos. Creo que los tres nos molamos porque somos de inventar barbaridades y frases imperfectas que nos parecen poesía.
El rebelde, que hablé de él en capítulos anteriores, me coge de la mano para dar paseos por la facultad. Somos como novios imposibles pero nos amamos con locura por nuestras mentes y almas complicadas.
La dama, que le llamé Charlotte páginas atrás, da abrazos y cariños a todo el mundo menos a mi. Yo se lo pido pero se hace la durilla y solo me ofrece hacer la croqueta por encima de mi. Yo la perdono porque me río de ella enfrente de todos y ella hace ver que le afecta. Es una niña payaso (refinado).
Siempre me apetece escribir cuatro palabras sobre ellos porque se lo ganan cada día, que quieras que te diga. Son como una película genial, le darías al play cada día para aprendértela de memoria. Y más o menos es así, aunque ellos ya vengan con el play apretado, me cuentan su historia cada día un pelín más. Yo les tengo en un pedestal enganchados con superglue para que no se me escapen. Y claro, es lo que pasa, a veces nos hartamos unos de otros porque realmente somos una panda de inaguantables, pero las cosas van así, dios los cría y ellos se juntan. (Y encantada).

sábado, 13 de octubre de 2007

Actualitat

Comprovo que l'actualitat no és més que una equivalència evolucionada de tal dia com avuí l'any passat. Que no hi ha dia que no sigui conseqüent d'un ahir. Que el demà, resta per avuí, desconegut. Que aparentar és demostrar que no tens res. Que ser tu és la millor inversió descoberta i que per molt que ho dubtis, està afirmat. Que un estiu sense lligar no és un estiu memorable. Que un hivern sense pluja, és impossible. Que ser fashion no és més que un nou estil. Que una mirada que mata demostra enveja. Que l'apreci també existeix i que l'admiració no és sinònim d'idol•latria. Que ser punky és radical. Que la politica és polèmica. Que disculpar-se dóna punts a favor. Que l'elegància es té...o no es té. Que copsar els dies marxar et deixa envadalit i que sentir que marxen si estàs acompanyat és glòria. Que la finalitat de la vida és la felicitat. Que les revistes del cor són les que més es venen. Que els prototips enganyen. Que la droga col•lapsa. Que ser lliure és ser independent. Que la paraula ESTIMAR es mereix anar en majúscula i que sinó estimes ets minúscul. Que ser "pijo" no és només anar de marca. Que ser fràgil és arriscat. Que ser ros és diferent però ser moreno és genial. Que enamorar-se és imprevisible. Que el primer petó sempre queda, i l'últim ens fa voler-ne més. Que pintar-se les ungles és un detall. Que ningú passa desapercevut. Que riure és un exercici muscular i que creure en Déu no és obligatori. Que no tenir mòbil es fa estrany. Que mirar fotogràfies és recordar. Que una firma és personal. Que el vermell és el color de la passió i el blanc relaxa. Que Internet és bestial! Que les conseqüencies són el resultat de les causes. Que viatjar aporta cultura. Que existeix el racisme. Que la mort és per sempre i l'amor potser també. Que l'amistat és bàsica i que la família és la riquesa en persona. Que el moment de dir adéu pot ser molt especial. Que un missatge al mòbil fa sentir-se important. Que "que" és un connector. Que ens encanta gastar. Que tots, per sort, sóm diferents. Que el femenisme s'ha d'extendre. Que qui plora és qui sent. Que més val perdre que no haver jugat.
I doncs...què és l'actualitat? És tot el que hi ha ara en el teu cap. No deixis que voli perquè és el record d'ara en un futur.

(Escrit de l'any 2004)

jueves, 4 de octubre de 2007

Pensamiento ajeno

Le hemos sacado un poquitín de punta al tema de meterse en la mente de los demás. La publicidad va de esto, de rasgar en el pensamiento ajeno y dar en el clavo, saber qué se busca y qué se desea. Pero, una vez nos hemos bajado del carro del marketing, yo nunca reutilizaría el pensamiento que alguien acaba de tener. Si cada vez que pasara por el lado de alguien, oyera lo que está cociendo, me quedaría frita (y nunca mejor dicho). Yo prefiero el no saber qué pasa, el hurgar para encontrar, el misterio, la posibilidad, la probabilidad, la deducción y el instinto. Es muchísimo más interesante pasarte la vida resolviendo enigmas y puzzles mentales. Al fin y al cabo, alguno lo acabamos por desenmascarar y entonces podemos auto obsequiarnos con un bravo por el esfuerzo, un hurra por nuestra propia paciencia y un Oscar por lo que hemos conseguido. Saber lo que piensan los demás en todo momento provocaría el fin del mundo ya que todos pisotearíamos la curiosidad de lo desconocido. Es obvio, si no hay interés no hay comunicación, sino hay comunicación no hay relaciones, si no hay relaciones no hay sexo y sin sexo no hay nadie.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

con Anna Miquel

A mi me hace gracia porque de tal palo tal astilla. Nuestras madres son lo que se conoce como “amigas intimas” y nosotras nos hemos copiado y creo que hasta las hemos ganado. Empezamos cogiéndonos el hilo en veranos en Cambridge y en Dublin y todo ha proseguido porque si antes vivíamos cerca, ahora aún más. Igualada es la cuna de nuestro grupillo y ahí nos tiene cada fin de semana. Barcelona es nuestro presente y futuro próximo y afincadas aquí estamos y que casi ni nos despegamos. Tenemos una conexión especial que se demuestra en diversas facetas. Una, es que los caracteres son casi opuestos y esto hace el típico balance perfecto. Otra es que la moda, la música, los cotilleos y las fiestas nos molan por igual. Y finalmente y no menos importante, el alcohol muestra sus efectos exactamente en el mismo instante para ambas. Nosotras lo llamamos “la sincronización” y es que es acojonante y descojonante.
Ella es de la rama farmacéutica y de un aplicado de aplauso. Si las clases empiezan a las nueve, ella ya ha hecho el calentamiento estudiantil desde las ocho. Pero bueno, esto no significa que no se dope de fiesta. Los veranos son su periodo a lo loco y también lo borda. No se pierde ni un tinglado, duerme con la ropa puesta (si las condiciones lo requieren) y el día siguiente te propone un nuevo sarao. Y ella sabe que a mi esto me va. Y me va porque hacemos unos bailoteos dignos de gravar, porque hay veces que una discoteca por noche no es suficiente y porque si alguien necesita ayuda a las seis de la mañana, la tiene.
Paralelamente, tenemos un problemilla. A veces, en cualquier momento del día, nos aburrimos de una manera descomunal y es entonces cuando encendemos la tele. Por supuesto, nos hemos llamado para aburrirnos juntas que nos sentimos mejor (o algo así). Hace unos años nos pasamos dos semanas alquilando una peli por día. Ahora ya somos más pro programas basura y fieles seguidoras, sufridoras y animadoras de Supermodelo 2007. Es patético (reconozcámolo), pero nuestros planes del lunes dependen de este programa y si algo o alguien se interpone, la que se arma.
Tantas horas juntas provocarían un quecoñonosvamosacontaralfinal. Pero nunca sucede. Siempre le sacamos punta a cualquier tema y si además hay pitis disponibles la sesión se alarga hasta cuandosea.
Ahora que me acabo de releer el texto me parece que estamos bastante colgadas aunque somos de un feliz que no tiene precio, y esto yo lo conservo, que quieres que te diga. Que si me sobran veinte minutos antes de entrar en la pelu y estás a mil kilómetros, yo me paso a saludarte. Que si pasas por delante de mi puerta azul y sabes que no estoy, me llamas para asegurarte y quedar para más tarde. Que si tu me sueltas un secreto y yo te suelto otro, acto seguido, se chapan las bocas y perdemos la memoria. Y mil pedacitos de vida más. Que una comparte mucho contigo y te coge un cariño que ni punto de comparación. Nunca te había dedicado un trocito de esta página y te lo mereces sin duda alguna. Ya era hora.

jueves, 20 de septiembre de 2007

De labios rojos

Hay una escena en esta vida que siempre me ha parecido elegante. Suceda donde suceda y haga quien lo haga. Es una de las bonituras de ser chica. Es todo el proceso. Al principio te atreves o no te atreves. Y lo haces, una o mil veces en la vida. Para disfrazarte o para arreglarte. Para besar o para explotar la sensualidad del lado femenino. Da igual.
Abres esta barra de labios. Solo sucede con ésta. Normalmente es la que cuesta más que se gaste. Sacas la tapa pero aún no ves nítido el color que se esconde, parece marrón, granate. Empiezas a elevar la pintura y cada vez tienes más ganas de impregnarte. Te miras en el espejo. Preparas el labio superior y empiezas a pintar. Resigues cada línea que hace tu boca especial. No cesas de darte cuenta de como cambia el rostro, únicamente, con este color. Luego, sigues con el labio inferior que siempre parece más intenso que el de arriba. Será por la luz, será porque es el protagonista, será porque es el que casi siempre empieza a besar. Y entonces, te vuelves a dirigir al espejo. Te acostumbras al color rojo. El rojo de la pasión. El rojo pasión. La pasión del rojo. Yo tengo esta pasión. Aunque la cuido mucho. Y es que cuando una chica se pinta los labios rojos es una escena preciosamente elegante e inigualable. Puede parecer ridículo pero no lo es. Piénsalo, cada vez que lo haces es porque te has atrevido, porque hoy te da la gana sorprenderte a ti misma, porque hay días especiales y porque ellos no lo van a hacer. No les sienta bien. Es para nosotras y nuestro punto de sofisticación.
Lo dice muy bien Valentino: un color, indudablemente, el rojo.

martes, 18 de septiembre de 2007

Canciones

Esto de las canciones tiene lo suyo. Lo suyo es que también es tuyo porque las que más nos molan son las que tienen letra que encaja con un momento, sentimiento o deseo que has tenido tú mismo. Entonces dices: esta canción es buenísima. Entonces dicen: pero si habla de una pringada que se ha pasado media vida enamorada de un tío que no le hacía ni puto caso. Y entonces haces las relaciones obvias y piensas: pringada = yo misma.
Cada uno se sabe sus historias y a veces escuchando una canción que se asimile a lo que te pasa por la cabeza, te sientes comprendido, piensas que alguien más tiene las mismas penas y las mismas ilusiones que tienes tú. Pero por supuesto que a Bon Jovi a Chan Marshall y a James Blunt les importa un pimiento lo que te pase a ti. Pero bueno, este rollo de mantener una relación con una canción nos va a todos. Quién no ha dedicado una canción a alguien, quién no ha dicho: eh, escucha este trozo, quién no ha afirmado: esta sera nuestra canción…vamos, que somos todos unos sentimentalistas (aunque algunos aún no hayan salido del armario).
Aún así, siempre me da rabia porque nunca he encontrado una canción que entera, sea clavada a mis circunstancias. Pero tema solucionado porque M. me ha jurado que escribirá, tocará y cantará lo que nos siente como anillo al dedo y me parece bonitísimo. Si Kate, Kurnikova y Lopez tienen quien les cante por qué no podemos el resto de las mortales tener lo mismo, al fin y al cabo, ellas ya lo tienen todo a raudales, pues que lo compartan tu.

jueves, 30 de agosto de 2007

Estrellas

Desde la ventana de tu habitación en el Raval siempre se podía ver la misma estrella. Si la miras con detención te das cuenta de que realmente si tiene la forma que todos sabemos hacer. Cinco puntas que muestran su momento álgido en el final de cada línea. Es allí cuando explotan tanto de brillo que realmente nunca puedes descifrar donde se acaba su figura.
Es intrigante y a la vez producto del azar saber cuantas miradas coinciden pasmadas en una estrella. Los humanos, a veces, confiamos más en lo lejano porque, a menudo, lo terrenal es traidor.
Me gustaría saber cuantos somos los que dejamos que nuestro deseo se sucumba en el interior de las estrellas y cuantos deseos se mezclan en una de ellas. Quizás nos engañamos y su brillo no es por la fusión nuclear, sino que es el producto de los continuos deseos que los humanos expulsamos en ellas. Yo confío en las estrellas porque, a lo mejor, no responden como quisiéramos pero nunca nos dejarán de acompañar.

miércoles, 29 de agosto de 2007

Taiwan









Taiwán tuvo todo lo que deseábamos y aún mil veces más, ha llegado a la posición uno y, con medalla de honor, ha superado con creces todos los veranos de mi vida. Esta isla tiene algo especial que nos ha enamorado a todos y a cada uno de nosotros. Ellos son eternamente generosos y calurosos con todo aquel que ponga los pies en su país, tienen la habilidad de crear un continuo ambiente de bienestar y de ganas de quedarse mucho tiempo. Años atrás la isla se llamaba Formosa y le iba al pelo porque de norte a sur y de este a oeste hay lugares despampanantes que no me extraña que llegásemos a las ocho mil fotos.
La primera semana recorrimos la isla para descubrirla en su plenitud, nos tiramos al rafting, al buceo precioso y al banana boat. Visitamos templos repletos de dragones, colores impactantes, incienso, budismo y mucha mucha tradición. Bebimos en habitaciones de hoteles demasiado bonitos para nuestro estado, pasamos noches en playas llenas de antorchas y nunca nos despertamos con suficientes horas de sueño pero todo lo que vivíamos valía demasiado la pena para eclipsarlo con dormir. Nos atrevimos a masajes chinos de pies a cabeza y ahora entiendo lo de la tortura china, comimos manjares típicos que pudieron conmigo y he pasado demasiada hambre, paseamos por night markets hasta altísimas horas de la madrugada, aprovechamos al máximo el bajísimo coste de absolutamente todo y sobretodo disfrutamos y nos guardamos para siempre nuestra primera barbacoa todos juntos que decidimos como la mejor noche de nuestra vida.
La segunda semana la alternamos en dos partes. Primero estuvimos con nuestras familias en la capital, Taipei. Mi host mother era una persona estupenda y alocada digna de estudiar por su alterada vida. Le encantaba sacarme de fiesta con sus amigos aunque fuese nuestro mejor secreto y venir de compras con mis amigas por todos los lugares de la ciudad. Así pues nos la hicimos de nuestra confianza y desde entonces logró que todos tuviésemos pase libre para disfrutar completamente a nuestro aire toda la vida nocturna de Taiwán.
Después de estos días y de visitas diarias por Taipei, nos fuimos dos días a vivir a un inmenso y precioso templo budista. Allí los monjes budistas nos trataron como si estuviésemos en casa y lograron que esta religión nos gustase a todos ya que es muy natural, relacionada con nuestro día a día y muy libre de hipocresía. Así pues, decidimos todos juntarnos con ellos para vivir su practica religiosa y a las cinco de la mañana fuimos a su oficio matutino, enfundados en casacas negras y dispuestos a seguirles en su adoración a los budas. Fue una experiencia diferente a todo lo vivido y que gracias a tanta meditación y a todo el buen rollo que se palpaba una ha vuelto bastante relajada.
La tercera semana y ya muy metidos en la cultura taiwanesa nos fuimos a pasar cuatro días en una escuela de acrobacia china ya que allí es un deporte de lo más importante. Cada día entrenamos horas y horas para dar lo mejor de nosotros mismos el ultimo día en el espectáculo que estaba preparado. Así pues, aprendimos artes marciales, acrobacia, bailes chinos, Diabolo y hasta nos hicieron clases de caracterización de teatro asiático: fuimos geishas, payasos, budas y mil personajes más. El espectáculo salió de diez y nos encantó sentirnos como si artistas de un circo ambulante fuésemos. Además de todo esto, mi cumpleaños lo celebré allí, alquilaron un lounge bar para la ocasión y la fiesta y el día en general fue un regalo de 19 años que me costará olvidar en años. Aún así me contó aun amigo taiwanés que los nacidos en la isla nunca celebran sus diecinueve porque es un año de mala suerte y siempre se ha preferido pasar por alto. Espero que no sea lo mismo para mi.
Con los últimos días allí nos llegó un tifón que aunque nos dio un susto no tuvo, afortunadamente, la importancia de la que se había hablado. Solo vimos las nubes moverse al ritmo de nuestro caminar por la calle, la lluvia cayendo horizontalmente y alguno que otro vuelo cancelado.
Con todo esto ya llegó la ultima noche. Fue una cena repleta de gente de todo el mundo donde se hacen los típicos discursos y hay espectáculo continuo. Después, mis amigos y yo nos fuimos al Karaoke, para ellos es una afición desorbitada y es por esto que se trata de un edificio tipo el Ritz donde alquilas una preciosa habitación para cantar las horas que quieras y puedes beber, comer o hasta darte un baño si te apetece.
Con todo esto y muchas canciones que tocaron corazones, nos dijimos hasta la próxima. Fue una despedida un poquitín trágica porque llovía y porque nos habías querido mucho y se pausaba todo hasta que nos volvamos a encontrar. Pero yo me quedo con el recuerdo, con lo que he ganado y con toda la ilusión de haberlo vidido.
Este viaje no habría sido lo mismo sin Claire y Vianney, que ya desde el primer momento conectamos superbien como solía decir una de ellas. Costará que nos separen porque nos dimos invitaciones para vernos toda la vida ya sea en Barcelona, en el dulce Paris o en Méjico lindo.
También hemos querido mucho a Piret, la chica más loca de Estonia que anunció boda el año que viene y ya nos tiene a todos un asiento reservado. A Kai, que me sobran las palabras porque ya somos como hermanos y porque Ámsterdam solo me ha visto por primera vez. Zane y Patrick que a pesar de ser unos americanos muy patrióticos se nos han puesto a todos en el bolsillo y casi les adoramos y Jasper que junto a su compatriota holandés nos han brindado magníficos momentos de risa y gran diversión.
No quiero dejarme a nuestros monitores favoritos que, más que monitores grandes amigos: Roger y Sean, un par de taiwaneses que les necesitamos pronto paseando por Europa aunque ya han asegurado que se vienen. Lo mismo queda dicho para Ian, Tobias, Sophie, Lisa, Sirena y todos los demás.
Obviamente, no tengo espacio suficiente ni recursos bastantes para mostrar la grandeza, la perfección, la sorpresa y el valor que este viaje ha tenido para mi. Aún así, recomiendo a todo el mundo que, si tiene la oportunidad, escoja como nuevo destino Taiwán porque a nosotros nos cautivó de pies a cabeza y solo el recuerdo ya emociona.

Algunas de las Fotos : http://groups.google.com.tw/group/yeptaiwan/web/d3520yepcamp0708photoshare

martes, 17 de julio de 2007

Despedida

Hoy huele a despedida, a dos corazones que se besan para reencontrarse después, a tres amistades que se abrazan para reemprender su camino después y a un piso que ha visto mucho de mi y ahora se prepara para acogerme de nuevo después. Y digo después porque no hablo de finales sino de hastaluegos esperanzadores que deseo activar pronto. Ahora ya quiero irme para airear los aires y porque estoy acostumbrada a volar lejos y notar que estoy haciendo un paso más. Me gusta que mi verano sea frenéticamente alucinante porque así cojo fuerzas para cada curso y descubro y me enamoro de nuevos sitios donde también palpita la tierra.
Esta tarde he hecho las maletas y este año, a diferencia de otros, me llevo más sentimientos que ropa. Me cansé el año pasado de ir vestida y pasar frío porque me faltaban emociones bonitas así que esta vez me guardo tu recuerdo como ninguno.
Digo adiós a la rutina invernal, deseo un gran verano a mis amigos y amigas de siempre y a los (casi)recién llegados, agradezco las visitas en este blog a todos los lectores, deseo que las playas del Algarbe te regalen un maravilloso verano, mando un beso enorme a Washington y un par más que se quedan de momento en casa y proclamo un hasta pronto general.
Saludo con emoción a Taiwán

lunes, 9 de julio de 2007

Blanca Vives

Blanca es mi persona favorita de todos los tiempos, es mi hermana desde siempre y para siempre y un saco de todo lo bueno que existe en este mundo.
Ahora está en tierras lejanísimas y una la hecha de menos con mayúsculas y le envía besos vía aire cada día. Tiene catorce y está hecha una mujercita de grandes ojos marrones que eclipsan mirada que se le cruce. Es una pieza de infinito valor que camina de mi mano y yo de la suya ya sea aquí, allí, hoy, mañana o en lo imposible.
Es un duende lleno de valentía y espontaneidad, es simpatía al pormayor y es guapura a más no poder. Es más conservadora, más clásica, más delodesiempre que yo. Aún así encajamos cual ying yang perfecto y estupendo. Su carácter es herencia de mamá aunque ahora sea un poco indescifrable ya que la edad del pavo nunca perdona. Ahora pide zapatos de tacón, eyeliner para discotecas de tarde y roba trapichuelos de mi armario. Yo la perdono porque me gusta que sea princesa absoluta todo el tiempo y porque me acuerdo de mis catorce y más vale saber llevarlos y no molestarla demasiado. Es una niña de notas diez y de sabiduría mucha para su edad. Insinúa, a veces, que a lo mejor apuesta por lo de la medicina. Así que de momento, la oveja negra de la familia sigo siendo yo.
Mi padre la llama “peti” porque es la petitona de la familia y porque ella nos pone motes a todos en un momento. Se ríe de la vida cuando hay quien no se atreve a hacerlo, tiene respuestas a preguntas insospechadas y dice “cómprate un pez” si la rallas mucho. Tiene un elenco de pretendientes aunque a ella le de pereza esto del noviazgo, va siempre con un grupillo de amigas que todas juntas parecen sacadas de un anuncio de belleza y me adora a mi aunque no tanto como la adoro yo a ella.
Me gusta cuando los sábados por la mañana se me cuela en la cama y me despierta para contarme cotilleos tontería, decisiones ultra importantes para ella o solo para decirme “buenos días y espavila niña que no hay quien te saque de la cama”. Me mola cuando dormimos juntas en la playa y canta canciones enteras absolutamente sobada, cuando le enseña a mis padres a bailar sexy y cuando me la encuentro haciendo conciertos en directo en su habitación.
Para mi ella es un mundo que quiero sin palabras y que necesito conmigo, porque nos unen los mismos hilos y porque es un ser admirable. Es parte de mi familia, mi más fiel amistad y mi compinche para toda la vida

miércoles, 27 de junio de 2007

Casi vacaciones

Mucho me pasa últimamente que pienso en escribir cosas que aún no han pasado y claro, no sé cómo empezarlas. Tengo tantas ganas de pisar vacaciones que me adelantaría un par de semanas y me quedaría tan ancha. Creo que el estudio con calor me tiene frita y me paso el día con excusas baratas que aún dan más bajón. No me entra nada esto de levantarme para encerrarme en casa entre folios y folios que me tapan el sol. Además, medio mundo ya tiene un pie en las vacaciones y se hartan de rascarse la barriga. Es típico, si todos estamos en época destrucción pensamos que el de al lado está igual de jodido que tú y esto da hasta ánimos pero, cuando eres el único espécimen que sigue rondando la universidad piensas: tierra trágame y escúpeme en las Bahamas, por favor.
Además, resulta que el tiempo juega en mi contra, que me voy y que te vas y que es un hasta luego pero aún así cuesta. La economía del tiempo no está en mis manos pero ojala pudiese guardar las horas, empaquetarlas por unos días y abrirlas otra vez cuando se haya acabado la cuenta atrás. El verano es un diez y que nadie lo niegue pero cuando hay corazón por el medio y uno se va allí y el otro se larga allá ya es otra cosa, mariposa.
Con el panorama este, aprovecho las tardes noches para escaparme a por cafés o coca-colas que metan dosis extra-large de cafeína para seguir con el tute. Durante estas escapadas hablo por los codos para un desfogue general con algún oyente que de ánimos sin hacerme sentir victimilla porque bastante tengo ya con mi cara color nieve y mis ojeras de pocas horas de almohada.
Pero bueno, ya me lo decía mi padre: cada cumpleaños viene con una caja de obligaciones de regalo, mientras haya cosas que hacer significa que vamos bien, puedes estar contenta y satisfecha. Así que no me voy a quejar más. Igual que el placer por el placer, existe el quejarse porque sí. Y es que a veces, la queja es el alimento de los conformistas.

lunes, 18 de junio de 2007

MERyMARTAS

El viernes hubo cena de chicas en un piso que abre sus puertas a almas grandes. A pesar de diferencias varias entre nosotras todas tenemos algo en común: somos amigas. Puede parecer tonto pero he dicho amigas (y todo lo que realmente supone esta palabra). Estas niñas (o mujeres) se han afincado en mi confianza y lo noto. Una de ellas es como Charlotte de Sex&the city, no solo por su parecido físico sino porque roza la perfección. Es astuta, auténtica, responsable, conservadora, perfeccionista, risueña y vive enamorada de su eterno amor. Otra es como el sol, a veces se esconde pero siempre sigue estando allí. Es fácil, es fiel confianza, es muy agradable, supo rectificar su camino, habla sin tabúes y todas la queremos un poco en secreto. La otra es energía y punto. Es segura, confiada, valiente, descaradamente divertida y defensora de lo suyo (y olé). Todas comparten cafés juntas pero también de dos en dos. Cuando esto sucede ya sabemos cómo amoldarnos a la vida de la otra e ir al grano. Este año ha sido nuestro huracán del amor, menos Charlotte (ya he puesto su descripción antes) hemos vivido llenas de interrogantes gigantes que mira tú por donde se han resuelto. Una besó a un príncipe entre música, alcohol y luces de discoteca, otra ha descubierto el secreto de un desamor y me temo revival y la que queda vive en una nube repleta de amor entre dos países. Entre nosotras decidimos que íbamos a quedar al descubierto, nos hemos encontrado entre lloriqueos, en pelotas, estudiando, comprando, copiando, criticando, queriendo, pensando, fumando, intentando, perdiendo el tiempo, chuleando, bebiendo, con esperanza, sin esperanza, bailando, durmiendo y aquí me quedó que esto es una página pública. Hemos movido hilos para que Energía tirase adelante echen lo que le echen. Hemos aplaudido el romance emergente de Sol. Hemos vacilado a Charlotte con su meticulosidad y nos hemos reído non-stop unas de las otras. Hay quien nos tiraría a los tigres y hay quien ama compartir palabras con nosotras. Hemos pasado un año yo diría que muy bueno y casi inmejorable. Haciendo el viernes balance de lo bueno y lo malo nos quedamos con un brindis por nuestro encuentro. El año que viene empezaremos con más fuerza para no estudiar hasta julio, para no llorar por la especie masculina, para excusarnos con otro viaje y para seguir metiendo en un saco trocitos de nosotras y de nosotras juntas. Yo por mi parte, brindo por las mujeres que derrochan simpatía y todo lo que chapurrea esta canción. Os hago una reverencia por vuestro saber estar, vuestra compañía, vuestra atención y mil gracias por vuestra paciencia y se que me entendéis. Cierro el curso con este escrito aunque no cierro el chiringuito para que sigáis viniéndome a ver e incluso tomaros alguna caña conmigo. El numerito de que os echaré de menos os lo meto en breves cara a cara así que yo de vosotras iría comprando paquetes de kleenex.

viernes, 15 de junio de 2007

post-casualidades

Antes siempre decía que podría contar mi vida uniendo casualidades. Hace ya un tiempo que no tropiezo con ninguna de ellas y lo hecho de menos. La casualidad siempre viene vestida de sorpresa, entra por tu puerta como Pedro por su casa y es que una casualidad es una parte nueva de tu vida que se une a otra que ya tenías metida dentro de ti y entre las dos conectan mucho o poco. Es entonces cuando piensas cosas como qué pequeño es el mundo, esto es la suerte, esto es una putada, esto cómo se come y un largo etcétera. Llegó un momento en el que, al final, pensaba que las casualidades me perseguían y yo las perseguía a ellas. Aparecían por debajo de las piedras y hasta daba miedo la cantidad de casualidades que se atrevian a juntar. Yo creía en ellas y por lo visto, ellas en mi, fueron de las de buena suerte y que pequeño es el mundo.
Ahora parece que todo ha evolucionado y la suerte que un día fue fruto de la casualidad, hoy es el día a día. Es mi primera entrevista de trabajo mañana por la mañana, son llamadas semanales para ver si soy lo que busca el objetivo, son personas que metí una vez en el saco de amistades y mucha historia más. A veces pienso que la casualidad ha ido tirando piedrecitas para que yo siguiese un camino y a pesar de mi miopía, más o menos, lo he sabido ver. Espero que, a pesar de ya no poder contar mi vida uniendo casualidades, pueda seguir chocando de vez en cuando con alguna de ellas. Una vez les cogí cariño, me enamoré un poquito de ellas y hoy, las quiero volver a ver.

martes, 5 de junio de 2007

Las palabras

Esta tarde estaba sentada en el banco de un parque cuando se me ha acercado un hombre de unos setenta años, con el pelo blanco y unos pequeños ojos azules. Como si nos conociéramos de toda la vida me ha dicho en tono confidencial: veo que eres una chica observadora. Y ha seguido: me he fijado que has analizado cada una de estas flores, cada rincón de este bonito parque y cada persona que ha pasado por tus ojos. Yo, después de esta lección de extrema observación, me he quedado con pocas palabras en el tintero. Él ha proseguido: si no eres dibujante, pensaré que eres compositora, sino eres compositora, entonces, estaré seguro que eres escritora. Por mi parte, ante un señor que sin haber cruzado palabra conmigo había dado varias veces en el centro de mi diana ha sido imposible no regalarle respuesta. Vergonzosamente, le he dicho que ni pintora, ni compositora, ni escritora aunque he admitido que me encantan las palabras. Sonriendo, ha repetido, “…las palabras”.
¿Y tú pequeña, cuentas palabras a montones? Lo intento, a veces consigo lo que quiero, las otras me quedo en el intento. Bueno, quedarse en el intento no es darse por vencido, es esperar otra oportunidad. Supongo que si. Yo me quedé en el intento una vez, era joven, flotaba como tu, quería ser escritor de historias muy bonitas. ¿Y que pasó? Llegó la guerra y con ella muchos se fueron, tantos que ya no creía en las historias bonitas. ¿Y pasaron los años y…? Y pasaron los años y llegó mi oportunidad, un amor, un hijo, un trabajo corriente, salud para todos y más palabras. Una nueva historia bonita. Si, la historia de mi vida, la que escribí hace ya un par de años. ¿Y como se titula? Recuérdame por mis palabras.
Volviendo a casa he pensado en la carga emocional de esta conversación. En el poder de las palabras, en la fuerza que toman cuando éstas quedan escritas y en la sabiduría que pueden llegar a demostrar. He pensado que nunca nadie nos recordará por nuestros pensamientos secretos.

martes, 29 de mayo de 2007

Aiats

Hablo de un amigo que cuando lea esto me va a abrazar y lo sé. Es un ser humano regalo para la humanidad, esa gente que le pegarías achuchón por buena persona. Su nombre es el primer contacto con la originalidad de su ser, es de esa gente que a mi me engancha, personitas con estrella. El chaval este es una persona tan completa que es inviable meter todo lo que una piensa de él en este pequeño espacio, creo que lo voy a hacer por capítulos o si me apuras por tomos.
Hace colección de series yankees y se sabe cada historieta de pe a pa. Dibuja gente guapa y paranoias de tinta azul que sabe dios como se le ocurren. Esboza palabrillas igual que lo hago yo y me acompaña a comprar atuendos monada. Le encanta que me quede sin un duro y nos pasamos la vida haciéndonos la pelota mutuamente. Comemos juntos y no podemos evitar alargar el cortado final, bailamos en pasillos públicos y nos comemos el mundo porque a veces nos apetece. Es un cotilla reconocido, un crítico absoluto de mi visión de la vida y un saltamontes que busca amor sin tonterías.
Tiene una gran gama de estados de ánimo que a mi me mola tropecientos. Cuando está de buenas es como algodón de azúcar, dulce y redulce. Cuando está de malas mete la directa y agárrense fuerte, señores. Tiene vena servicial que va de perlas porque una es negada en varias cosas y mola que le echen un cable. Tiene una necesidad importante de ser claro, conciso, directo y súperdirecto. Es admirable, lo sé.
Le va hacer messengers ya en alta madrugada, explicarme secretismos que dan para mucho palique y ser un superhéroe del alemán. Con lo de la confianza se atreve a soltarme cosillas tipo: se nota que hoy no llevas maquillaje, ai filla meva, si que ets una mica curteta y otras preciosidades de este calibre. Se sabe el armario de todos sus amigos de memoria, se mofa de especimenes que rondan por su pueblo y es incapaz de ser irresponsable.
Es de aquél tipo de personas que cuando las ves te alegras a montones y sabes que él también se alegra de verte a ti. Siempre acabamos con lo mismo: please, call me once again (and again and again and again).

domingo, 27 de mayo de 2007

De amor

Nos hemos tumbado boca arriba y hemos balbuceado palabras como amor, sentir, querer, enamorarse. Me ha afirmado que es posible enamorarse en cuatro días y me he acordado que los padres de una amiga cuentan así su historia de amor. Hemos apostado cosillas tipo una caña si te casas antes que yo. Ya se lo he dicho, espera sentada, guapa. Nos ha quedado claro que siempre hay alguien asomándose en el corazón de todos y quien diga que no, véase el significado de mentiroso. Ella es pueblos más esporádico-enamoradiza que yo. Es un poquillo culo veo culo quiero, ya lo dice. Con esto, la chica sabe cosillas y me enseña trucos de seducción. Dice que no tengo ni idea y que si sigo metiendo mocos a todos los aspirantes al final se dará por vencida. A mi me da igual porque estoy más contenta que un niño con zapatos nuevos y que dure. Dice que mi corazón se pasa la vida currando y nunca tiene vacaciones. Y yo, aunque estoy más o menos de acuerdo, le digo lo de siempre, cuando el amor es mágico se llama destino. Esta frase la descubrí con un gran amigo un día y la redigo bastante. Al final y a pesar de tela los preámbulos, hemos pactado tonterías cual haber besado sapos antes de la caña apostada, haber dicho tequieros con todo el corazón y sobretodo, poder jurar que alguien nos hace, nos ha hecho o seguro que nos hará felices.

martes, 15 de mayo de 2007

Etapas

Son las etapas de la vida las que marcan los detalles de nuestra persona. Cuando acaba una parte y empieza otra siempre te sientes renovado. Dejas que entren otras canciones, descubres nuevos lugares, nuevas maneras de mirar esta ambiciosa vida. Empiezas a entender lo que antes ni querías, haces nuevas miradas y también nuevas sonrisas. Das menos importancia a detalles que antes eran básicos. Le sumas importancia a sensaciones que llegan y nunca habían estado. Caminas por la calle a horas insospechadas, bailas músicas irreconocibles y empiezas a notar que algo pasa. Es la fuerza del día a día. Hoy aquí, mañana allí. Es la suma de momentos y momentitos. Es como cuando llegas de un largo viaje, notas que has crecido. Sabes que algo nuevo ya está en tu interior...y lo asumes. Y así somos, “rolling stones” que nunca paran y siempre siguen.

sábado, 12 de mayo de 2007

Immersos en tolls de glaç. Poesia

No demano gran cosa
si m'és indesxifrable
entendre el teu anhel.
No copso l'amor
dins d'estones de cor tancat
que mica en mica
s'empresona.
El llinatge del teu silenci
no és més que una manca d'essència.
I busco comprendre,
alguna vegada,
la teva absent presència.

Lliris blancs immersos en tolls de glaç
és el que em sembles.

Del dubte en vius i me'n fas viure.
La indecisió dels teus pensaments
em té esglaiada.
La mudesa del teu amor
no desvetlla la realitat.
I el no-res
de la nostra història fa que el meu cor
cavalqui descompasat.

Lliris blancs immersos en tolls de glaç
és el que em sembles.

Roses roges ofegades d'íntima passió
és el que em furteges.

jueves, 3 de mayo de 2007

Perspectivas

Cuando desde la parte más alta de un mirador miras abajo, la ciudad, estas dejando que tus ojos se arrojen al vacío y que tu mente vuele sin saber donde culminará. Es una carrera entre la ilusión, las esperanzas, la inseguridad que aporta el incierto futuro y la necesidad de seguir adelante, de continuar. Hay grandes avenidas de la ciudad que tienes abajo que ves clarísimas, impolutas, llenas de obviedad. Otras, callejuelas sin salida, que se quedan en la penumbra y aunque podrías trazar su silueta no pondrías la mano en el fuego apostando por ellas, aún te quemarías. Por último, por desgracia o por gracia, hay unos grandes agujeros negros que no te dejan de retar. A causa de la tremenda inseguridad que tenemos los humanos no podemos dejar de intentar descubrir que habrá ahí en una hora, en siete días, en diez meses o en treinta y cuatro años. Esto son las perspectivas. Son piruetas que hacemos porque tenemos miedo a tropezar. Nos creemos héroes porque intentamos planificar o al menos, esbozar nuestro futuro. Somos una pandilla de golfos que nos acostaríamos con cualquiera de nuestros sueños. A veces, si el flaco azar, el gran esfuerzo o el trabajo genuino juegan contigo serás un afortunado y amarás seguir haciendo perspectivas y entregándote a la inmensidad del mirador. Si por el contrario, juegas solo y no te has acompañado de ninguno de los anteriores aliados, has fallado. Querrás tirarte al vacío de la desilusión. Pensarás que las perspectivas son para soñadores absurdos y que tu ya no formas parte de ese vicioso círculo. Yo creo que “todo el mundo” tiene un pie en cada lado. Todos somos gafes y perdedores. Todos somos afortunados y ganadores. Nos pasamos la vida alimentándonos de este “tirayafloja”.

martes, 1 de mayo de 2007

London y nosotras





Bed&breakfast bastante kitsch, underground, guía imprescindible, Notting Hill nos encanta, gente bien vestida, vestidos fabulosos, sol, diet coke, fotos, Regent Street, aún no Kate Moss para Topshop, Oxford Street, chicos guapísimos, cabinas rojas, encontronazos por casualidad, desayunos contundentes, Camden Town, Tate Modern con charlas de futuro, London Eye, Big Ben, mucho caminar y demasiado tropezar, Buckinham Palace, la gente no sabe hacer fotos, in love with Harrods y todo su material, Chelsea y sus casitas, las tiendas más in, Hyde Park con susto incluido, cenita en el Soho hablando de amistades varias, sobrevivir con dos pounds, Covent Garden y Chinatown, Tower of London y otro conocido por ahí, British Museum y muchas prisas, pases de bus falsos, explicaciones de amor y discusiones que van de perlas. Anita es muy suya y Martita también pero la combinación es buena y chula así que nos ha molado el viaje juntas y vigila que vamos a repetir.

jueves, 26 de abril de 2007

Que alegria mas tonta

Hay días que eres la mar de feliz y como no vigiles hasta se te cae la baba. Otros, eres desperdicio de la humanidad e hibernarías ahora si ahora también. Cuando todo va sobre ruedas haces escritos no publicables porque se sobrepasan de alegría. Cuando la vida va al revés haces escritos que pasan censura porque pecan de demasiada decepción. El día siguiente cuando te levantas e intentas pensar qué fue de ayer todo queda muy relativizado y nada es tanto como parece. Por suerte, soy de aquellas personas que lo bueno les dura telita y lo malo, pues mira tú, se va. Pero entonces es cuando entra el factor segunda persona. Alguien de tu alrededor que infravalora tu alegría, que no deja que siga fluyendo. No con mala fe, tienen la gran capacidad de hacerte perder las ganas por algo. Hacen que lo que podría ser algo genial sea un error, un pecado capital, algo por lo que nunca más deberías perder el tiempo. Y entonces tu piensas (como dice la canción) qué alegría más tonta. Y pasas página, y te das cuenta de que si has puesto en duda tu alegría es porque no te llevaría a la “felicidad”.

domingo, 22 de abril de 2007

L'últim adéu


Llum tènue, música morta, l’últim adéu. El petó final, l’abraçada més calurosa, la fi d’aquell delirant somieig.
Les llàgrimes més pesants que mai, un grapat de sensacions inquietes que brollen pel meu cos. Tristesa, la major desil•lusió de les nostres vides impregnada en cada cor com a alè de vida.
I ara recordant aquella inoblidable nit, una foscor especial, les estrelles m’enlluernaven com mai. L’aire de nit que em movia els cabells amb aquella suavitat de la vida a l’estiu. De fons, l’interminable xiuxiueig dels grills. Cada so formava l’última melodia. Tot de pensaments volant sense parar, fins a formar tots plegats, un bell jardí dels records on cada passat és una fresca i roja flor. Imaginant un demà diferent, amb un camí per seguir. Però ja separats, sense poder reviure “ahirs” sorprenents.
I seguia la nit....l’última vetllada, la malícia ploranera de l’últim adéu, la flaire cridanera que intenta que la tristesa i la desesperació ens ompli fins a vessar, que l’emotivitat i deseperació visquin dins nostre cada instant un xic més. I quedar com a capritxosos amb ganes de més.
L’aroma de l’estiu i l’olor de l’adéu...
Les ganes de seguir, i la necessitat de recordar...
L´última mirada, l’útim adéu...

(Escrit de l'any 2001)

sábado, 21 de abril de 2007

Hoy

Un taxista enfadado, un viejo amigo que aún ahora me observa detenidamente, una conocida innatamente sexy, un paseo por la parte alta, una compañera de casting que me ha analizado, una madre joven y guapa que no podía evitar sonreír constantemente a su hija, una sonrisa a cámara bastante falsa, evitar encontrarte a alguien, otra vez comer sola, un menú extremadamente soso, una voz en la mesa de al lado que no sabe callar, un chico italiano muy atractivo, un loco que parece feliz, una compañera de clase que no se fía de mi, una facultad muy sola, cotilleos diarios y tonterías varias, un amigo que siempre pregunta el precio de la ropa, un ex profesor que intenta caer simpático, sol a media cara que molesta, una chica con una mirada intensamente diferente, mi amiga que se apunta horarios en la mano, paseos innecesarios en busca de, charlas de amor, pensar que el nuevo peinado de una amiga le sienta genial, notar que alguien está muy satisfecha con una gran nota, aceptar que una profesora la ha tomado contigo, ponerme roja cuando me hace ruido la tripa en clase, escuchar que hay gente que te valora más de lo que piensas, ver a una mujer como se maquilla para estar guapa para alguien y tu no tener a nadie, evadirte unos segundos y no saber qué dice el que te está hablando, sentirte estúpida, sentirte sola por una noche, rechazar salir con un amigo, afirmar que siguen habiendo mal educados que no dejan salir antes de entrar, que me pidan donde está el camp nou, buscar el dvd más barato pero que me guste, ver como un guardia de seguridad me mira, entrar en un precioso restaurante con una bolsa del supermercado, ver que amable acostumbra a ser la gente mayor, notar la noche cuando no hay ya nadie en el parque, que te de pereza comer pizza, recordar un poco de ayer por la tarde, entender una película cuando se acaba, cantar hasta despedir a tu voz, necesitar escribir, entrar en la cama, escuchar esta música y dormir. Cada día acaba igual: mañana será otro día.

viernes, 13 de abril de 2007

ENsueño

Empezó a caminar por el largo pasillo de su vida. En ambos lados habían todas esas personas que en su vida habían sido alguien. A cámara lenta sonreía a su familia que aún cada día la adoraba, a aquellos amigos que fueron más que amigos, a aquellos amigos que siempre lo han demostrado. Se alegraba de todas esas amigas que han sabido estar, que permanecen ahí y nunca se evaporan. A lo lejos, veía a toda aquella gente de tan y tan lejos que en poco tiempo dieron mucho y a los que ya no están. Veía a todas las estrellas del pop y del cine que amenizaron su vida y sin pausa, una y otra canción se le pegaba al oído en forma de plácido susurro. Se reía con la gente que le dio oportunidades en esta vida y que confiaron en ella. Todo esto y mucho más era el mismísimo almacén de su cabeza que una noche, en un sueño, apareció. Entonces, al despertar, se dio cuenta de la fortuna que aporta la gente, de la importancia de decidir quien si y quien no, de la rapidez con la que gente nueva entra y otra gente se va como si nunca hubiesen pisado tu vida. Y todo esto, sin más, es una vida de ensueño, que si no vives por ella, se te va a escapar.

jueves, 12 de abril de 2007

Dos amants

Era el racó més fosc de l’habitació, allà on res semblava passar, allà on s’amagaven moments de secret, on històries de dos s’alimentaven de grans regalims de passió. Era l’estona de convergència entre la necessitat de seguir i el remordiment de no retrocedir.
Ella era bellament vulnerable, desorbidadament fràgil i desesperadament preciosa. Tenia uns cabells que la vestien fins més avall de les seves espatlles i uns ulls callats que, a voltes, pampallugaven tímids.
Ell era de faccions dures, cegadorament atractiu i impecablement poderós. Les seves mans eren descaradament masculines i la seva olor era pecat deixar-la escapar.
S’omplien de carícies, dolçes, meloses, vertaderes, que degotejaven gran desig. S’acaronaven una i altra vegada. Buscaven la millor manera de demostra-se un a l’altre les inconscients ganes de tenir-se. Es tornaven esclaus de la corrupció de la possessió fent mirades furtives entre petó i petó. Ambdós sabien que la innocència de les seves rutines quedava totalment estripada en tan insòlits instants de desig. Moments incògnits que alteraven encara més la flaire de lúxuria. La sensualitat de cada moviment quedava reflexada en la blanca paret que els resguardava. La lluna que, a mitges, brillava era l’aliat del seu amor, cada nit els acompanyava. Ningú més sabia que el rebombori de sensacions que cadascú portava dins seu era alimentat absolutament cada vespre. S’absorvien de suspirs un a l’altre, s’engrandien fent promeses de veure la llum del dia junts, s’enlluernaven dels seus ulls que com imants no podien deixar-se de controlar i es complementaven. S’alliberaven de presons diaries de les quals mai s’atrevien a escapar. I seguien, s’estimaven, es necessitaven bojament. Tenien una dependència d’amor vibrant de passió. I reien, somreien junts per tants moments capbussats ja en el record. I ploraven, ploraven alhora desconsolats per no poder treure el cap a la vertadera superficie i respirar. Respirar la vida. Respirar l’amor. En definitiva, estar junts.

martes, 10 de abril de 2007

El Anuncio

Finalmente, después de pasar horas enganchada a toda la publicidad de nuestros canales, he visto el anuncio más esperado (por mi) de todo el festival televisivo. Aunque admito que es el anuncio más breve de toda la história una está encantada y más si alguien le ha soltado que “lo breve, si bueno, dos veces bueno”. Así pues, sigo al pie del cañón en todo este tinglado y sigo creyendo que la suerte aparece cuando encuentra su oportunidad. Ya lo hemos oído muchas veces, impossible is nothing o a la inversa.

lunes, 9 de abril de 2007

Praga (Marta x4,Mer,Alba)


Solo llegar al aeropuerto de Praga teníamos a Jeffrey esperándonos para llevarnos al hotel. Un hotel con una recepcionista sumamente agradable y como dijo alguna, era la más extrovertida de la ciudad. Un apartamento digno de fiestas varias en cualquier instante, música non-stop y una de las calles más bonitas y transitadas de la ciudad. Decidimos que los tranvías eran gratis y que el fast food entraba bastante bien día o noche. Se inventó una que “shuttle” era chute o patada cuando hasta el moño de alguien y la más internacional dijo “This time is a shit” hablando de la lluvia y el frío. Como buenas turistas nos montamos en el bus turístico más criminal de la historia y nos metimos en un barco donde daban cerveza muy temprano. Fuimos de shopping molón y de shopping en plan guiri, hicimos fotos hasta a los monumentos y alguien hizo minichupito de Absenta y se le durmió la lengua. Hablamos hasta tarde por la noche en plan cuéntame tu vida y alguna me abrazó cuando ya en la cama. Fuimos a la disco con más escaleras de todo el mundo, a un pub cubano donde nos hicieron las reinas de la pista y al lugar favorito de una que yo sé, un pub hawaiano. Cenamos con la de la nariz roja, la de la nariz nata y chocolate y hasta reproducimos diálogos “de padre a hijo”. Inventamos nuestro número de móvil, bailamos y cantamos en medio de la calle, nos hicieron fotos con cámaras japo y hasta nos pidieron por favor si queríamos ser la nueva imagen de una revista checa. A una le dimos demasiada cuerda y se pasó el viaje siendo nuestra payasa favorita. Pidió Grease, quién es el director de Antena3 y cual era el títere más característico del país. Por lo demás, la ciudad es bonita. Tiene su encanto y supongo que su enganche pero creo que no volvería. El gran viaje que nos hemos montado ha salido de diez gracias a las periodistas protagonistas.

jueves, 29 de marzo de 2007

"Tu ya sabes cuidarte solita"

“Tú ya sabes cuidarte solita”. Eso es lo que me han dicho hoy. En principio bien, una es más o menos autosuficiente y se las apaña (como puede). Pero resulta que hace unos días la misma persona le dijo a una amiga: “Marta siempre está bien”. En cierta medida admito que estoy de acuerdo con lo dicho pero nunca lo afirmaría tan y tan rotundamente. Es por esto que cuando no encajo algo me salta la alarma de atención y mi compleja cabeza empieza a estudiar la situación en aquel mismo momento. Llegados a este extremo y después de varias deliberaciones conmigo misma, tengo la impresión que hay personas que siempre han querido hacerse una imagen de mi de mucha autosuficiencia. Y es normal, si yo siempre estuviese perfectamente y no necesitase a nadie la vida sería mucho más fácil para los demás. Nadie tendría que preguntarme qué tal, ni darme explicaciones, ni argumentar mis porqués, ni quererme, ni odiarme, ni pedirme perdón, ni mirarme, ni besarme, ni abrazarme, ni hablar conmigo. Pero resulta que, afortunadamente, yo no soy nada de esto. Así que quien quiera seguir viéndome con los ojos de “Tú ya sabes cuidarte solita”, adelante, significa que tan siquiera me han empezado a conocer. A los demás, supongo que este texto os ha hecho gracia (aunque he exagerado un poquito).

martes, 27 de marzo de 2007

El primer beso

Hoy hemos hablado del primer beso. Aquella primera vez en la vida que encajas labios en vez de manos y cierras los ojos para saborear más el beso (y porque lo has visto en las películas). Sientes masivamente todo lo que está entre el miedo y la felicidad en escasos segundos. Y entonces, quedas viciado para siempre al arte de besar. Cuando pasan los años es algo que eternamente quedará pegado a tu recuerdo y para muchos, también en el corazón. Es una escena que aunque está ahora borrosa no se quiere olvidar porque es instante para la posteridad. La más atrevida ha dicho que su primer beso fue descubierto, la más ingenua ha contado que su primer beso fue robado, la más sensata ha declarado su primer beso como catástrofe mundial y la más precavida ha confesado que su primer beso estaba planeado. Yo como buena romántica-sensible que soy me gusta hablar de sentimientos varios y necesidades de amor. Hacer jugadas arriesgadas y con bastante (demasiada) filosofía: ganar o perder. Esto ya es cosa de ellos dos, el/la coRazón.

lunes, 26 de marzo de 2007

Autoayuda

Hoy he ido sola a la playa a pensar en todo y en nada. Me he sentado cerca de la orilla para darle una poco la espalda a la ciudad y entonces, la evasión. Escuchando música muy lenta he ido componiendo y descomponiendo pensamientos que a veces abruman. Cuando estoy en una etapa en la que la vida pasa volando me gusta parar, reflexionar y ordenar(me). Hago como si mi vida de un libro se tratase. Mentalmente, cojo una página, la analizo, la asumo (normalmente) y sigo. Hay capítulos entrañables que han sabido a poco y repetirías y hasta harías postre. Otros, son como agua helada, que ayudan y despejan pero cuestan. Finalmente, siempre infinitas páginas en blanco. En ellas está todo lo que quieres, debes o estaría bien hacer pero que aún no has hecho. Entonces es cuando una (al menos yo) se hace propósitos y se jura y perjura que mañana mismo empezará o dejará de hacer loquesea. Después de una tarde mi/me/conmigo (que no es tarea fácil) he aireado un poco mi consciencia y mira tú que bien me he sentido.

domingo, 25 de marzo de 2007

Sabado noche

Ayer estuve en una cena en un pisito rebuscado del barrio gótico. Había luz de vela y música made in USA, tentempiés con alcohol y mucho italiano. Me contaron lo que cuesta sobrevivir en Paris y que a veces, uno no sabe si está en San Francisco o en Barcelona. Había grupitos de dos o tres que iban hablando y al son de las copas, riéndose.
Después hicimos el “momento metro” del que ningún día me libro y llegamos hasta Razz. Allí nos comimos toda la cola que no era poca y encima, la lluvia hacía continuos amagos. Una vez dentro, seguimos haciendo colas varias para librarnos de trapitos y finalmente, llegamos a la barra. La música de The Loft no es precisamente mi devoción pero cuando una se anima y la compañía en general es grata hay que sacarle jugo al asunto.
Con el cambio de hora, a las siete fuimos a una repentina pizza party y alguno hasta siguió con el vino. Bastante a las ultimas fuimos tirando a casa de uno en uno. Una vez en el taxi, me costó muchísimo no dormirme aunque fue llegar a casa, pillar la cama y hasta las cuatro.

miércoles, 21 de marzo de 2007

Caja de recuerdos

Desde hace unos años tengo una gran caja de color negro donde guardo recuerdos (materiales). Entradas de conciertos, obras de teatro, del cine. Postales de veranos de ensueño de mis amigos viajantes, músicas que evocan al pasado y hasta arena de Egipto. También guardo cajas donde habían regalos estupendos, hojas secas de rosas de varios Sant Jordi, notitas que nos pasábamos en las clases del instituto de autores amiguísimos y alguna que otra canica que coleccionaba casi en mi prehistoria. Hay pulseras de las que si traen suerte, cartas de mis padres que dicen T’estimo y tonterías a montones que me gusta no tirarlas. Hay recortes de diarios con poesía impoluta, fotos de gente imprescindible, triunfos demostrados y algún escrito que he hecho pero que no publico. Guardo un libro útil, conversaciones en el Messenger comprometedoras (no para mi) y letras de canciones que me gusta tener al alcance.
Hay sábados en Igualada que hecho de menos mi vida de antes. Es entonces cuando abro la caja de los recuerdos y sin prescindir de una sonrisa busco y disfruto de todos estos trocitos de mi vida.

miércoles, 14 de marzo de 2007

Frivolicemos

Mercedes y yo nos hemos tomado la tarde libre. No por primera vez, hemos ido en busca de nuevas tendencias porque entrar en el trapo de la moda nos pone bastante. Habrá para rato zapatos con súper(hipermaximega) taconazo, turbantes como los de la Olsen rubia, “hotpants” de Prada que yo no me los pondré y pulseras de oro. Hay también mucho bolso XL, entrada de más Manolos y salida de los típicos tiptoes de Louboutin y alguna ganga irresistible. Esta temporada las tendencias me han caído bastante simpáticas, voy a aprovechar.

martes, 13 de marzo de 2007

Alguien

Hace nada conocí muy poco a alguien que me impresionó. Una persona muy sencilla pero extremadamente completa, muy admirable. Me habló de lo que hacía en su vida y me interesó mucho porque me dio la primera receta para gozar de un mundo que por ahora me gusta. Posiblemente pensó que hablamos sin más pero el sujeto tenía bastante gancho y lo escuché mucho (que no siempre lo hago). En esta profesión hay mucho fantasma de esos que se escuchan cuando hablan y una los cata rápido y se va por patas. En este caso no, espero volver a coincidir.

lunes, 12 de marzo de 2007

Ganas de Lograr

Siempre en mi vida he creído que si quieres puedes. Por la cuenta que nos trae creo que es más fácil y mejor pensar continuamente esto que no hundirse en mares de desgracia, impotencia e imposibilidad. Que los demás crean en ti es algo imposible si uno mismo no asume sus posibilidades. Es por esto, que es básica la confianza y la pizca de narcisismo para aparcar las tonterías y volar un poco. Hay quienes critican a todos estos que gozan de estar bien consigo mismos. Siempre se trata del clásico síndrome de no atreverse a intentar lo que se quiere por un estupidísimo miedo a fallar. Dicen que es mejor ser un fracasado que un frustrado. En honor a esta gran verdad deberían haber más ganas de lograr.

martes, 6 de marzo de 2007

Xavi

Tengo un nuevo amigo que renovaría cada quince minutos así que me dijo que lo suyo son los video clips (bueno, también las chicas). Entre mojitos me contó que la de los pantalones Givenchy no existe, que se cayó de un primer piso y ahí está la muestra, que le hacen bastante gracia los de los Verds y que cree en Dios. Habló de viajes, de ser retro-snob y de películas en el cine. Dice que todo es publicable, que le gusta su “Game Over” y que mis textos deben ser un tobogán. Cenamos en un japonés cerca de una pareja que iban de listos y el tío no les quitaba el ojo de encima. Me dijo que no iba a escribir nada más sobre mi porque podía ofenderme (o algo así) pero que su libro sigue en proceso de construcción. Fuimos a tomar Margarita Blue y hasta la Plaça Reial donde primero pensión (o lo que fuese) de estudiantes foreigners y luego una disco vacía que no estaba nada mal. Finalmente, pillamos un taxi y creo que hizo gran amistad con el taxista porque no pararon.
Lo siento si he alterado el orden de los acontecimientos o he olvidado alguna parte pero es que no me extraña, tanta copa…

En el metro

Cada día entre cristales y vías veo mil ojos que posiblemente nunca más veré. Es lo que denominan como “instantes fugaces”, eso que pasa una vez y casi ni lo has visto marchar, algo muy común si me paso media vida saltando de metro en metro. A mi me gustan todas estas historias porque distraen más o menos y es bastante peliculero el plantearse que quizás el amor de tu vida ya se te ha cruzado y ni te has enterado. Además, también hay algo de curiosidad porque te das cuenta de que hay miradas que hasta violan, otras que enamoran, algunas que dan igual y pocas que enganchan. Y digo que es curioso porque el otro ni se imagina que ahora estoy aquí dándole caña a la imaginación y hablando de qué he entrevisto en sus ojos. También hay los que me miran a mi. Algunos miran indiscretamente mi cara a ver cual es la más cantona de mis imperfecciones, otros examinan mi vestir y hay quienes dejan caer sus ojos en un punto de mis zapatos y de ahí no hay dios que los mueva, será que están medio atontados o en otra onda (lo mismo me pasa a mi con bastante frecuencia).
Los que más me chiflan son los guiris, que mapa en mano y tela el vestuario se ponen ahí a darle al palique y yo como buena políglota investigo que coño es lo que están chapurreando. Si me entero no me despego de la conversación (un poco cotilla, si) y hasta si me distraigo suelto carcajada y entonces quedo al descubierto. O por la misma regla de tres, oigo que soy yo su flamante exposición y entonces, después de quedarme a cuadros, me pongo los auriculares o les hecho una mirada asesina que significa…desgraciado! Que me he enterado!

miércoles, 28 de febrero de 2007

Pro ironia

Estuvimos hablando de la ironía y de los sarcasmos de la vida y creo que un ser irónico es un ser inteligente. Para ejercer y entender esta tan magnífica labor es necesario tener cientos de conexiones mentales (me lo invento) que te permitan captar a velocidades insospechadas relaciones sin pizca de literalidad. Y esto a mi me va. Me gustan este tipo de traducciones instantáneas porque dan un poco de caña a cualquier asunto y sino que se lo pregunten al Dr. House. Creo, igual que muchos, que tomarse la vida con dosis diarias de ironía no está nada mal porque fortalece bastante y hasta aprendes. Por una parte, porque a veces las palabras irónicas que te sueltan son un mamporrazo tal que sino aguantas el guantazo y aprendes a responder tienes que cerrar el chiringuito a la de ya. Por otra parte, porque hay quien ya sabe mucho del juego y con sus sentencias hasta puede hacerte reflexionar. Por mi parte, también lo relaciono bastante con lo de reírse, no de los demás (que esto lo sabemos hacer todos) sino de descojonarse de uno mismo. Cuando ironizas tu propia vida acabas tomándotela con bastante más filosofía y esto lo debería hacer todo el mundo porque sino, al final, esto va a parecer el mundial “rocanrol” de los idiotas.

lunes, 26 de febrero de 2007

Marisol

Ay Marisol, veo que no quieres una vida de plasticurri, de esas que donde va Vicente va la gente. Que esperas ser una diosa camaleónica y tener el mundo debajo de tus viajantes tacones. Que las calles por donde pases sean alfombras rojas y focos blanquísimos que parezcas ser una aparición. Buscas chulear por ahí con unos vaporosos vestidos de Oscar de la Renta y brillar hasta petar con diamantes perfectísimamente cortados (y afilados por si las moscas). Quieres hacer anuncios de tela marinera y posar para Vogue súper divina. Con tu ultra morena melena y tus verdes ojos deseas encandilar a cualquiera. Pides novios a media jornada (y con recortes) que sean medio sapos medio príncipes y así vas un poco de progre y te sientes bien o algo por el estilo. Quieres casitas en cada puerto y dulces sábanas blancas que te aguanten horas y horas.

miércoles, 21 de febrero de 2007

Carnaval, carnaval

Ayer fuimos a Sitges con labios rojos. Nosotras estábamos en los 70 y a oscuras porque en nuestro percatadísimo atuendo también había gafas de sol para rato. Bailamos en la arena, en las calles y en una discoteca donde no había chicos guapos. Un poco en otra onda, hablamos en mejicano, alemán y hasta italiano ( y ahí lo dejo). Después de la movida nocturna que supone esto del carnaval nos fuimos a casa colándonos por todos lados y la jugada en general nos salió de perlas.

lunes, 19 de febrero de 2007

Audio: River flows in you

Esta canción es increíble, creo que me gustaría como banda sonora de mi vida. Él me dijo que no pero yo creo que es tan agridulce que engancha a todo aquel que desee creerse poeta y ame sus recuerdos. Es una receta musical mágica que engancha a cualquier soñador.
Alguien dijo que las canciones son salvavidas y estuve de acuerdo. Cada memoria se teje entre notas y es que cada época, momento o periodo de cualquier vida tiene audio. Cuando oigo este piano muchas cosas de antes se vuelven a ver, y me acuerdo de San Diego en el verano del amor, de la foto sepia de cuando era pequeña, de reencuentros en Venecia, del abrazo de mi padre hace un par de días, de todas aquellas novedades que ya están viejísimas, de tantos proyectos en espera y sobretodo, del almacén de fotos que todo humano debería construir para revivir la felicidad.
Sonrío ahora dándome cuenta con lo dicho que yo también soy feliz con poquita cosa y, aunque ya lo supiese, ahora me lo quería repetir.
Supongo que deberíamos ser todos más descarados al buscar el positivismo. A veces, me parece que el mundo se ha prometido ser mi rival y tonta de mi me pregunto qué debería hacer. No me doy cuenta que es tan fácil como exprimirme un poco a mi misma y con lo que saque prepararme un explosivo cocktail de vida y así una vez y otra. Llegará un día que estaré tan felizmente borracha de mi vida que a lo mejor, hasta la compartiré.