martes, 8 de enero de 2008

De los 20 a los 30

Cuando volvíamos a casa hemos empezado a hablar y ha salido que durante este año vamos a entrar a los veinte años y vamos a dejar de ser teenagers. Va a empezar una nueva década en la que todo va a ser más decisivo que ahora y en la que el futuro de nuestro parasiempre va empezarse a contornear.
Hemos dibujado un poco el esquema de lo que va a ofrecer esta nueva década y la verdad es que crea curiosidad y según como, un poquito de miedo. Dentro de este periodo, que para mi llegará dentro de ocho meses, vamos a ser periodistas. Haremos alguno que otro master, cada uno le va a dar significado a la carrera de una forma distinta. Vamos a empezar a trabajar, tendremos jefes, trabajo que no deberes y en principio, ningún examen ni ninguna nota más. Tendremos nuestros primeros sueldos, hay quien ha dicho que, a lo mejor, los tendremos que invertir en hipotecas, yo digo que me los gastaré en viajar. Veremos más países, más ciudades y más rincones que, nuevamente, nos harán querer visitar toda la tierra aún muchísimo más. Vamos a ver innovaciones en la ciencia y afortunadamente, algunas desgracias de hoy, hasta se podrán curar. Veremos cómo siguen creciendo nuestros hermanos y cómo nuestros padres no se creen lo rápido que hemos crecido y que ya estemos tan adentro de nuestra propia vida. Habrá gente nueva, amigos para grandes amistades que ahora mismo ni sabemos que existen, nuevos enemigos que pondrán baches en nuestro camino pero al menos así lo harán más entretenido. Seguramente tendremos un número alto de ligues y como alguno ha comentado, quizás entre en acción el amor de nuestra vida o quien sabe, tal vez no. A lo mejor alguno de nosotros se casa, tirándome a palabras muy mayores, quizás alguna tiene hijos. Veremos muchos nuevos presidentes que siguen dándole caña a esto de la política, nuevas caras en las teles, nuevas voces en las radios, nuevas estrellas de las que hablar, nuevas películas que nos harán reír, llorar, soñar. Otras canciones que marcarán etapas y que pasaran al álbum de músicas de nuestra historia. Habrá nuevas modas, zapatos preciosos y agradables de ver y de tener, de bolsos de grandes firmas que quizás aún ni existen. A lo mejor, iremos a vivir lejos unos de otros, a hablar otros idiomas, a cuajar con otras culturas y a seguir creciendo, viendo, hablando, callando, en fin, a seguir viviendo.
Habrá sorpresas laborales, personales, emocionales y terrenales. Habrá nuevas canciones lentas que solo están hechas para bailar dos, habrá muchos soles, muchas nubes, mucha tormenta, frío y calor. Habrá nueva gente que entre en nuestro corazón, lo querrán, lo adorarán, lo cuidarán aunque seguramente también nos lo romperán. Habrá nuevos secretos para nunca contar, mentiras que se crean porque este mundo es así de peculiar. Quizás habrá amantes furtivos, novios aburridos o amigos que nunca han dejado de llevarte en su corazón. Seguirá estando ahí mucha gente de la de siempre, que a pesar de vivir en un mundo lleno de continuas novedades siempre nos quedamos con alguna que otra tradición. Haremos el amor por amor y por vicio, quizás empecemos alguna pequeña guerra que esperemos que acabe en paz. Haremos las maletas una y otra vez, porque como he dicho al principio, será la década de otro inicio importante. Serán los años de cambiar mucho de ropa, porque los pensamientos van a evolucionar como nunca hasta hoy, porque nuestro físico también se va a hacer mayor, porque cambiaremos de rutinas una y otra vez, porque el futuro es sorprendente y porque esto del paso del tiempo es algo bonito, porque es sinónimo de vida y porque te lo digo yo.

1 comentario:

M dijo...

los veintitantos me aterran..

pero vistos así quizá no son tan malos..