miércoles, 2 de enero de 2008

Paliqueo de relaciones

Hace tres o cuatro días, cenando y con botellas de tinto abiertas, hablamos de relaciones en general y en particular. Resulta que todos los que estábamos dándole al tema estamos solteros y todos nos damos una excusa diferente.
Uno explicó que los amores pasados a veces queman y entonces uno no se atreve, de nuevo, a tirarse de cabeza por miedo a ahogarse. Dijo que el mejor antídoto para eso era no dejar que nadie le llegase al corazón. El de su lado, le soltó una mirada de las que mata por el motivo “con la morena erais de diez y vas tú y puerta”. “Vigila no juegues, tío, que las buenas llegan en contagotas y luego me vendrás a llorar, que ya te tengo calado”, le dijo. El lado femenino de la mesa flipó con la mente masculina y se sorprendió porque últimamente va de gente de hielo el tema, y ya aborrece mogollón. Así que la más rubia cambió de tercio y empezó a meterle caña a los maromos que nos hacen bailar la cabeza a nosotras. Ella es de historias bonitas igual que yo, aunque ahora está en horas bajas y ya no le da envidia que otros sí tengan un amor. Además, estos días aquí hacen que alguna cara se meta de nuevo en su cabeza y baile a dos aguas, quiera o no. Por esto ahora dice que los don juanes son su punto débil y alguien le respondió que ya se los regalaba todos de un tirón. Que como dijo otro antes, los buenos llegan en contagotas y los donjuanes son de una raza que mola un día pero dos ya no. La soltera por excelencia de la mesa dijo que ella era la veterana en eso y que el secreto de la soltería era no perder la razón. Que si empiezas a volar de flor en flor pierdes el norte y que si te enamoras pierdes el título de libertad sentimental. Yo le dije que siempre hay alguien en la cabeza de uno y como dije una vez, si me lo negaba, me estaría mintiendo. Ella me soltó que claro que siempre hay alguien, y esos son los ex. Yo me eché a reír porque ahora entiendo tanto ir y volver a su pasado sentimental pero me pareció un método de distracción mentalsentimental bien válido. Entonces, en este momento de la conversación, se produjo un instante de miradas tensas de punta a punta de la mesa. Los que cruzaron miradas felinas fueron la guapa soltera que piensa en sus ex para distraerse y el chico del principio quemado por una ex. El motivo del enfrentamiento visual: fueron pareja y ahora son estos ex. Los demás, por inercia, cogimos nuestras copas, hicimos un buen trago y por supuesto, zanjamos el tema. Visto el ambiente caldeado que se había creado abrimos otro tema y claro, nos salió el calentamiento global.

1 comentario:

Aiats dijo...

MArta! any nou vida nova i nous posts tant interessants com sempre by&about you.
I pel que veig, ara et podre comentar...
i amenaçar-te anonimament si em ve de gust.

molts petons!